Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Continúa la declaración de la gerente del PP por el borrador de ordenadores de Bárcenas

Carmen NavarroEFE

La juez de instrucción número 32 de Madrid, Rosa María Freire, ha continuado tomando declaración en calidad de imputada a la gerente del Partido Popular, Carmen Navarro, por el borrado de los ordenadores del extesorero del partido Luis Bárcenas, que ayer culpó a la secretaria general de la formación, María Dolores de Cospedal, de ordenar la intervención en su despacho en 2013.

Este jueves también declarará el que era responsable de servicios informáticos, Javier Barrero. Navarro ha llegado a los Juzgados de Plaza de Castilla poco antes de las diez de la mañana sin hacer declaraciones a los medios de comunicación.
La acusación espera que aclare ante la juez si, efectivamente, tal y como aseguró ayer Bárcenas, la secretaria general del PP ordenó la intervención en su despacho, exculpando de la decisión al presidente del partido, Mariano Rajoy .
"La responsabilidad puede recaer en la gerencia y el departamento de informática, todos ellos unidos a través del orden jerárquico establecido por la secretaria general", apuntó el abogado de Bárcenas, Francisco Maroto.
El letrado explicó que en los discos duros había recibís que afectaban a "determinados sujetos del PP" y una carpeta sobre los pagos a Libertad Digital que afectaban a la causa abierta en la Audiencia Nacional por la presunta caja B del PP. Además, añadió que su cliente también guardaba allí "documentos que afectaban a la campaña electoral".
Cospedal acusó ayer a Bárcenas de "mentir" y aseguró que evitó nombrarla directamente por "miedo a perder querellas". El PP está personado en la causa como investigado después de que la Audiencia Provincial de Madrid ordenara reabrir las diligencias previas que fueron archivadas en octubre de 2013.
El PP alegó que los discos duros habían sido destruidos para garantizar la confidencialidad de los datos que almacenaban debido a su "alto nivel de criticidad".