Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE se niega a hablar de reforma electoral hasta que no haya nuevo Gobierno

El diputado socialista y secretario de Política Federal del PSOE, Antonio Pradas, ha asegurado este miércoles que su partido no se sentará a hablar de una posible reforma electoral hasta que no haya un nuevo Gobierno y, por eso, ha rechazado entrar en el fondo de la propuesta presentada este miércoles por el PP, detrás de la cual ve el "miedo" de Mariano Rajoy a dejar La Moncloa.

Así lo ha señalado el 'número tres' del PSOE en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, poco después de que el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Rafael Hernando, anunciara la intención de su partido de reformar la Ley Electoral General en lo que se refiere a la elección de alcaldes para introducir un sistema que contempla la denominada prima de mayorías y también la convocatoria, en su caso, de una segunda vuelta.
Pradas no ha querido valorar el contenido de la propuesta y ha insistido en que no es el momento de presentarla, a pocos meses de una elecciones generales y cuando todavía se están constituyendo gobiernos municipales, después de las elecciones del pasado mayo.
Hacerlo ahora es "una barbaridad"
A su juicio, es "una barbaridad" replantearse ahora el proceso electoral y entrar en un debate que, además, haría discutir "la legitimidad de los gobiernos autonómicos y municipales constituidos hace unas semanas".
Pradas ha defendido que el Gobierno ha entrado "en modo pánico" y por eso está intentando tramitar "a prisa y corriendo" un importante número de proyectos legislativos. Esto "lo que pone da manifiesto es el temor del PP a no ganar las elecciones que se van a celebrar previsiblemente en diciembre", ha remachado.
El dirigente socialista ha insistido en que el momento de hablar de estas cuestiones es cuando haya un nuevo Gobierno y un nuevo Parlamento, resultante de estos comicios.
En su opinión, esta propuesta es propia de "un gobierno atemorizado que ha visto cómo en los últimos resultados electorales se le ha venido abajo todo el poder institucional". Ahora, y "en previsión de lo que va a ocurrir en las generales" se les ha ocurrido "poner patas arriba la arquitectura jurídica del Estado con multitud de leyes que afectan de manera muy sensible al cuerpo jurídico nacional".
Para los socialitas, se trata de una maniobra de "muy poco rigor, de muy poco talante democrático", porque una iniciativa de este tipo "siembre debe ir acompañada de consenso político". De no ser así, ha advertido, levanta la "sospecha" de que se hace de forma partidaria, pensando en uns "resultados negativos" en las próximas elecciones.
Al margen de esto, Pradas ha recordado que el PSOE ya ha planteado en alguna ocasión que está abierto a estudiar una reforma y a incluir la segunda vuelta, una posibilidad que aparece en algunos de sus documentos programáticos, que, no obstante, serán "revisados" en el próximo congreso del partido, previsto para la próxima primavera. En ese momento, se valorarán las circunstancias y se hará un planteamiento.
Lo "primordial" es la gobernabilidad
Pradas ha convenido en que "lo primordial" es la gobernabilidad de los ayuntamientos, pero ha insistido en que detrás de la propuesta del PP hay un "interés" de mantenerse en el gobierno cuando no tengan mayoría suficiente par hacerlo.
"En la próxima legislatura estaremos abierto a cualquier estudio de cualquier ley", ha garantizado Pradas, para después insistir en que no entienden "tanta prisa" con esta reforma cuando faltan cuatro años para las próximas elecciones municipales.
Además, ha apuntado que le parece "mentira" que ahora propongan crear una subcomisión para estudiar esta reforma y presupongan un apoyo socialista, cuando hace nueve meses "ni se dignaron en leer" la petición del PSOE de abrir una para estudiar la reforma de la Constitución. "Me parece un poco apresurado y cínico por parte de Hernando", ha remachado.