Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP acusa a la Generalitat de agredir derechos y situarse fuera de la ley como en sistemas "xenófobos y totalitarios"

Casado subraya que las "ilegalidades" que se están conociendo no pueden quedar "impunes": "El PP no va a pasar ni una"
El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha pedido este lunes al PSC que apoye la petición del PPC para celebrar un pleno extraordinario y monográfico en el Parlamento catalán sobre el llamado 'caso Vidal', ante las afirmaciones del exsenador de ERC sobre las supuestas irregularidades que rodean el proceso independentista. A su entender, la Generalitat no solo incumple la ley sino que está "conculcando" derechos fundamentales situándose fuera de la legalidad, algo que ve más propio de sistemas "xenófobos" y "totalitarios".
En una rueda de prensa en la sede nacional del PP, tras la reunión del comité de dirección del partido que ha presidido María Dolores de Cospedal, Casado ha advertido a los socialistas catalanes que es "muy importante" que los "irresponsables que perjudican el día a día de sus paisanos catalanes" comparezcan en el Parlamento catalán para explicar por qué "incumplen la ley" y "hacen soflamas a favor de la independencia".
Es más, ha dicho que en esa comparecencia también deben aclarar en sede parlamentar por qué se están "metiendo en la casa de la gente", por qué se están "metiendo en las declaración de la renta de los catalanes" y "por qué están mandado informes de quién piensa de una forma o de otra". "Eso es más propio de regímenes totalitarios y esperamos que eso no esté sucediendo en Cataluña", ha exclamado.
El dirigente 'popular' se ha preguntado que dónde llega la "segmentación social e ideológica" y el "muro irresponsable" que quieren construir en la sociedad catalana los promotores de la independencia, un comportamiento con el que, a su juicio, "probablemente" quieren "tapar" su "incompetencia" en la resolución de los problemas diarios de los ciudadanos.
INFORMACIONES "ESCANDALOSAS"
El vicesecretario de Comunicación del Partido Popular ha señalado que estos días se están conociendo informaciones "escandalosas" que muestran que la Generalitat está "agrediendo" y "conculcando" derechos fundamentales". Según ha resaltado, eso "no puede quedar impune".
En este sentido, ha insistido en que incumplir la ley es "gravísimo", pero además la Generalitat está "atentado contra los derechos individuales de las personas". Como ejemplo ha citado el hecho de que un comercio sea tachado porque rotula en castellano, algo que, según ha dicho, es "totalitario" e implica "xenofobia del que no piensa" igual.
Casado ha lamentado que, en contraprestación al apoyo de la CUP a los Presupuestos, el Gobierno de Cales Puigdemont se esté "entendiendo más con los extremistas, populistas y antisistema" que con la "mano tendida" que le ofrece Mariano Rajoy y la sociedad catalana, que está siendo "rehén" de un Ejecutivo autonómico "irresponsable" que agrede sus libertades individuales por la "quimera" del proceso independentista.
LA GENTE EMPIEZA A VER "LA REALIDAD"
Sin embargo, ha recalcado que el PP va a seguir velando para que estas "agresiones" a los derechos de los catalanes y este tipo de "ilegalidades" no queden "impunes". "El Estado de Derecho va a impedir cualquier fractura social, política y de la soberanía nacional que los irresponsables de la Generalitat de Cataluña pretendan", ha apostillado, para proclamar: "El Partido Popular no va a pasar ni una", ha exclamado.
Casado considera que a la gente "se le van quitando las orejeras" y va "viendo la realidad" de lo que está sucediendo en Cataluña. A su entender, el Gobierno catalán se ha quedado "colgado de la brocha" en sus afirmaciones de que Madrid les roba o Mariano Rajoy no quiere dialogar. "Los que no quieren dialogar son ellos o solo quieren dialogar sobre un monólogo: la soberanía nacional y la unidad de España", ha concluido.