Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP vasco afirma que "cuando ETA se disuelva, se acabará la política de dispersión"

El parlamentario del PP vasco, Borja Sémper, ha afirmado que "cuando ETA se disuelva, se acabará la política de dispersión" y ha responsabilizado a la banda armada de "torturar, no solo a los propios presos, sino también a sus familias".

Por su parte, el presidente del GGB del PNV y portavoz de la formación en el Parlamento vasco, Joseba Egibar, ha defendido la necesidad de derogar "la excepcionalidad que acompaña a la ley penitenciaria", pero ha exigido también a ETA que reconozca públicamente "tanto sufrimiento causado" para que sus reclusos "se acojan" a esa declaración que les permitiría iniciar "itinerarios de reinserción".
En declaraciones en el debate parlamentario celebrado en Radio Euskadi, que ha abordado las manifestaciones en contra de la dispersión que este sábado se celebrarán en Bilbao y Baiona convocadas por Sare y Bagoaz, Borja Sémper ha afirmado que el alejamiento de los presos de ETA de su lugares de origen se mantiene "porque sigue existiendo ETA". "En el momento en que ETA si disuelva, la política de dispersión se acabará", ha añadido.
Para el parlamentario vasco, en la actualidad, "quien mantiene la política de dispersión es ETA, torturando, no solo a los propios presos, sino a sus familias". "Lo que ha dicho el ministro del Interior y el presidente del Gobierno es que, en el momento en que ETA se disuelva, la política de dispersión acabará", ha añadido.
Para el PP, "todavía sigue habiendo una voluntad por parte de la pequeña estructura que le queda a ETA y de su entorno, de controlar lo que llaman el frente de 'makos', que impide a los presos acogerse a medidas de reinserción y que vayan cambiando su situación penitenciaria".
Tras insistir en que ETA "controla, presiona" y tiene a sus reclusos "una disciplina carcelaria absoluta", ha añadido que "en el momento en que la banda se disuelva, la política de dispersión acabará".
PRETEXTO
El parlamentario de EH Bildu Oska Matute considera que el argumento defendido por Sémper es "un pretexto" para una decisión política que lo único que busca es incrementar el castigo contra los familiares de presos".
En su opinión, serán "decenas de miles de personas" las que este sábado saldrán a la calle convocados por Sare y Bagoaz "porque si algo no ha podido hacer la política penitenciaria vengativa del Estado español en doblegar la solidaridad".
"Es una decisión política que no sé quién la toma, el ministros del Interior o su ángel de la guarda 'Marcelo', pero es profundamente injusta y solo busca un castigo añadido", ha criticado.
Además, ha advertido de que "no contribuye, ni siquiera, a quienes plantean escenarios de resolución y disolución de ETA". "Lo único que hace es añadir castigo", ha apuntado.
PNV
El portavoz parlamentario del PNV, Joseba Egibar, ha considerado "particularmente grave" afirmar que la dispersión se acabará "cuando desaparezca ETA" porque demuestra que "el componente de voluntad política de castigar a las familias" de los presos está "presente" en esta cuestión.
No obstante y, tras recordar los cuatro años transcurridos desde que ETA anunció el cese definitivo de su actividad violenta, ha considerado "grave" que "todavía no haya encontrado la fórmula para proceder a su desarme". Además, ha lamentado que en el tema de los reclusos de la banda, "se esté apostando nuevamente por la épica". "Ya llegaremos al Tribunal europeo de Derechos Humanos, ya nos darán las razón", ha explicado.
A juicio de Egibar, "parece que se quiere ganar tiempo al pasado" cuando es imposible, y se precisa de "itinerarios concretos de resocialización y reinserción".
El representante jeltzale cree que, para poder conseguirlos, se debe derogar "la excepcionalidad que acompaña a la ley penitenciaria" para los presos de ETA y que hace "infinitamente más largas que las equivalentes para cualquier otro tipo penal". Sin embargo, ha advertido de que "el propio preso tiene que buscar ese itinerario".
"No es lógico que haya tantos presos en el primer grado. Eso es porque ha habido consigna interna admitida o no, por parte del recluso. Tienen que progresar en grado y también hacer uso de los beneficios penitenciarios a los que se pueden acoger, y a los que no se acogen por otra serie de razones", ha señalado.
Para Egibar, ETA tiene "una responsabilidad intransferible", aunque se encuentre ahora retirada "no se sabe dónde" y sin encontrar "la fórmula de desarme". "Tendría que procurar un pronunciamiento público, político, solemne, por parte de la propia organización. Que tenga la valentía suficiente de reconocer tanto sufrimiento causado y que no traslade la responsabilidad a todos y cada uno de los presos para que inicien su recorrido o su itinerario", ha manifestado.
En su opinión, ETA "debe asumir esa responsabilidad" para que después, a esa declaración de la banda armada se acojan "todos y cada uno de los presos".
PSE
La parlamentaria socialista Natalia Rojo se ha mostrado convencida de que el problema de los presos ETA lo tiene la izquierda abertzale, que "hasta hace no mucho les prometió una amnistía si acababa ETA"
"Desde luego, el PSE está en contra de esa amnistía tan prometida. Entendemos que los terroristas que han cometido delitos deben cumplirlos", ha señalado.
Para Rojo, esto no constituye "una política vengativa" sino justicia", porque "quien lo ha hecho, que lo pague". Ha admitido que el PSE es partidario de una política penitenciaria "más flexible" debido al cese de la actividad terrorista.
"Pero lo que no se puede es acusar siempre a los mismos. No se puede prometer algo que no se puede cumplir y cuando llega el momento de cumplir buscar responsables donde no están", ha censurado.
La parlamentaria del PSE ha insistido en que no se puede "hablar de venganza" al aludir a la política penitenciaria "con los crímenes sufridos en este país" y ha defendido que "es hacer justicia con lo que ha ocurrido". "Quien ha cometido un acto delictivo debe pagar por ello", ha concluido.