Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PNV "solo admitirá" una Constitución que reconozca a Euskadi como nación

El PNV "solo admitirá" una Constitución que reconozca a Euskadi como nación y su derecho a decidircuatro.com

El PNV ha advertido de que "solo admitirá" una Constitución que reconozca a Euskadi como nación y su derecho a decidir. En este sentido, han subrayado que la reforma de la Carta Magna debe estar basada en una "relación bilateral" y que Euskadi cuente con una participación directa "en determinados ámbitos en Bruselas y una representación directa en el ámbito cultural y deportivo".

En rueda de prensa celebrada en Bilbao, en la que han tomado parte los diputados del PNV Aitor Esteban y Jokin Bildarratz, la formación jeltzale ha defendido además que el Tribunal Constitucional ha demostrado ser "un tribunal de parte", por lo que han apostado por "extender al plano político fórmulas del Concierto Económico" como la de una "junta arbitral".
En su intervención Esteban ha valorado que los datos del Sociómetro vasco, dado a conocer este viernes, demuestran que ésta es "una sociedad diferente" y ha subrayado el que tres de cada cuatro vascos se declaran partidarios de la reforma constitucional.
Tras remarcar que la Carta Magna no reconoce al pueblo vasco como nación, Esteban ha defendido que el PNV está "por la labor" de discutir una reforma constitucional y encontrar "un encaje", pero siempre "desde la base del reconocimiento nacional de Euskadi y del derecho a decidir de los vascos". Por ello, han defendido que la distribución competencial debería estar basada en una "relación bilateral, por lo que "no vale el café para todos".
Asimismo, han subrayado que sería necesario un reflejo "en el ámbito de la simbología" que iría desde una participación directa "en determinados ámbitos en Bruselas, pasando a una representación directa en el ámbito cultural y deportivo".
"Tiene que haber una tercera derivada y es que debe hallarse una fórmula para tener un árbitro objetivo porque el Tribunal Constitucional ha demostrado ser un tribunal de parte", ha añadido.