Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PDECat quiere que el CGPJ inste al Gobierno a buscar una solución política al conflicto catalán, sin tribunales

La antigua Convergència, ahora rebautizada como Partit Demòcrata Europeu Català (PDCat), quiere que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pida al Gobierno que cambie su estrategia, ponga fin a la judicialización del conflicto catalán y busque una solución estrictamente "política" para las demandas independentistas.
Esta es una de las más de cien propuestas de resolución presentadas por los grupos parlamentarios a la Memoria del órgano de gobierno de los jueces correspondiente a 2014, que se debatirán y votarán este miércoles en el Pleno del Congreso y a las que ha tenido acceso Europa Press.
En su propuesta, los independentistas de la antigua Convergència, plantean que el CGPJ emplace al Ejecutivo "a buscar una solución política" a las demandas de Cataluña y, siguiendo el ejemplo del Tribunal Constitucional, le urja a "evitar la politización de la Justicia, garantizar la separación de poderes y, en definitiva, el Estado de Derecho".
"Es obvio y patente que las demandas catalanas no son minoritarias, por lo que es un tema político de primera magnitud que el Gobierno del Estado debe abordar y no debe seguir esquivando", argumenta el PDECat.
DESPOLITIZAR LA JUSTICIA
En otra de sus propuestas de resolución los independentistas catalanes subrayan que "la despolitización de la Justicia, su independencia y su imparcialidad" y, por ende también la del CGPJ, deberían estar fuera de toda "duda y sospecha" porque, lo contrario "debilita" el Estado de Derecho e impide el progreso económico y social del propio Estado.
Estas iniciativas se someterán a votación el Pleno del Congreso el miércoles, un día después de que la Cámara apruebe el suplicatorio contra el portavoz de la antigua Convergència, Francesc Homs, dando así vía libre a que el Tribunal Supremo le investigue por organizar la consulta soberanista del 9 de noviembre 2014, cuando ocupaba la Consellería de Presidencia de la Generalitat.