Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La juez rechaza imputar a Osasuna en la querella del Gobierno de Navarra por supuesto delito fiscal

Considera que el club no es responsable de que algún directivo haya decidido no declarar determinadas cantidades de IVA
La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona ha rechazado la imputación del Club Atlético Osasuna solicitada por el Gobierno foral en la querella presentada por la Hacienda Tributaria de Navarra por un delito fiscal por cuotas de IVA y de IRPF supuestamente no declaradas.
En el auto, que puede ser recurrido, la juez recoge buena parte de la argumentación ya expuesta por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra y el titular del Juzgado de Instrucción número 2 para exonerar a Osasuna como persona jurídica y no imputarle en la causa abierta por el presunto amaño de partidos, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN).
En conclusión, al igual que en el otro procedimiento, la magistrada recoge que Osasuna "disponía de loa mecanismos de control requeridos". Así, resalta que el Club Atlético Osasuna "disponía de los sistemas previstos en los Estatutos vigentes al momento de ocurrir los hechos _gerente y Comisión Económica_ y un control externo impuesto por la normativa deportiva y que establece la obligación de presentar anualmente las cuentas auditadas".
Todo ello, argumenta la magistrada, fue analizado por la Audiencia Provincial y considerado "suficiente" para concluir "que la falta de control no podía deducirse sin más de la comisión de un presunto ilícito penal cometido sin conocimiento de todos los miembros de la Junta Directiva e incluso con ocultación".
En este sentido, la juez destaca que Osasuna "ha ido presentando las certificaciones emitidas por el Departamento de Economía y Hacienda del Gobierno de Navarra en los que se hacía constar expresamente que, comprobados los datos, Osasuna estaba al corriente de sus obligaciones tributarias".
Asimismo, la magistrada detalla en la resolución seis medidas de control que tenía el club conforme a los estatutos, la comisión económica, los libros de contabilidad y el reglamento de control económico de la Liga de Fútbol Profesional.
En el caso de Hacienda, la juez explica que "las diferencias de cantidades consignadas en los libros de contabilidad de Osasuna y reflejadas en las declaraciones de IVA, así como la falta de declaración del IVA de taquillas, abonos, palcos y boxes no son operaciones de ingeniería financiera imposibles de detectar, sino que han aflorado en el estudio de los libros del club".
Por este motivo, según la juez, "si se estaban formulando las cuentas conforme a las exigencias de la Liga de Fútbol Profesional, eran debidamente auditadas y el Departamento de Economía y Hacienda emitía anualmente un certificado en el que hacía constar que, comprobados los datos, Osasuna estaba al corriente de sus obligaciones fiscales, no podemos sino concluir que no es imputable a Osasuna como persona jurídica el hecho de que por parte de alguno o algunos directivos se haya decidido supuestamente dejar de declarar determinadas cantidades de IVA".
Para la magistrada, "el mero hecho de que el sujeto pasivo del impuesto sea el Club no implica que exista una transferencia de responsabilidad penal por la conducta llevada a cabo por la o las personas físicas que lo han dirigido, sino que debe comprobarse que se ha incurrido en algún tipo de responsabilidad penal".
A la imputación de Osasuna reclamada en la querella por el Gobierno de Navarra se había adherido el Ministerio Fiscal y se había opuesto el club. Previamente a esta decisión, la juez ya había dejado fuera del procedimiento la parte referente al IRPF _unos 700.000 euros_ al entender que "no existe actuación delictiva al no superarse los 120.000 euros por perceptor y año". Esta decisión fue recurrida por Hacienda ante la Audiencia Provincial.