Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los abogados de ETA ocultaron a Hacienda más de 1,3 millones de euros en 2012 y 2013

La Guardia Civil ha detenido a al menos 16 personas en el País Vasco, Navarra y Madrid en el marco de una operación contra el colectivo de abogados de ETA, y entre ellos se encuentra la abogada y portavoz de Sortu Amaia Izko. Se les acusa de integración en organización terrorista, de delitos de blanqueo de capitales y contra la Hacienda pública. Interior ha informado de que llegaron a ocultar al fisco unos ingresos superiores a 1.300.000 euros durante los años 2012 y 2013

Las mismas fuentes han añadido que entre los arrestados también se encuentran los letrados Arantxa Aparicio, Aier Larrarte, Javier Carballido, Jaoine Karrera, y Ane Ituño.
Tres de los detenidos son los veteranos Ainhoa Baglietto, Kepa Mancisidor y Alfonso Zenon, según han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.
En esta ocasión, la Guardia Civil acusa a varios detenidos no sólo de integración en banda terrorista sino también de los delitos de blanqueo de capitales y contra la Hacienda Pública.
CUATRO MIEMBROS DE HERRIA
Los cuatro miembros de Herrira detenidos en el marco de la 'operación Mate' desplegada por la Guardia Civil continuaron realizando labores de soporte económico a los presos de ETA pese a que la plataforma había sido suspendida por formar parte de la estructura de la banda como continuación de Gestoras Pro Amnistía y Askatasuna, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.
Estas mismas fuentes han precisado que en esta operación han sido detenidos 12 abogados y cuatro personas que actuaban como tesoreros de Herrira. Fue a finales de septiembre de 2013 cuando la Guardia Civil arrestó a 18 personas acusadas de integrar Herrira.
"Desde su creación el 5 de febrero de 2012, Herrira se presentó públicamente como una organización referente y dinamizadora de apoyo a presos de ETA en el exterior de las cárceles, sustituyendo así a las ilegalizadas Gestoras Pro Amnistía/Askatasuna", explicó entonces Interior.
REGISTRO EN LA SEDE DE LAB
Agentes de la Guardia Civil mantenían el registro de la sede de LAB en Bilbao, y permanecen en el interior del local junto a uno de los detenidos en la operación contra los abogados de presos de ETA.
Según han informado fuentes de la central sindical, también se encuentran en el sindicato el responsable jurídico de LAB, el responsable de LAB Bilbao y la secretaria general de la central, Ainhoa Etxaide.
Los agentes del instituto armado, que se han desplazado al lugar pasadas las ocho de la mañana, registran todas las oficinas de la sede sindical sin que se haya producido ninguna detención de miembros de LAB.
En el exterior de la sede sindical, permanecen media docena de furgonetas policiales y el tráfico de la zona continúa cortado. Además, alrededor de medio centenar de personas se han concentrado frente al local.
Los manifestantes portan carteles el lema como 'Konponbidea garaia da. Errepresiorik ez' (Es tiempo de solución. No a la represión) y han proferido gritos coreando 'Atxilotuak askatu' (Libertad para los detenidos) o 'Estatu española, estatu terrorista' (Estado español, estado terrorista).
OPERACIÓN MATE
La Guardia Civil ha bautizado como 'operación Mate'. Este nombre ha sido elegido un año después de la denominada 'operación Jaque' llevada a cabo también contra el entramado de abogados de ETA y en el que fue detenida la que entonces era su principal responsable, Arantza Zulueta, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.
Las fuerzas de seguridad han llevado a cabo en los últimos años varias operaciones de este tipo contra el entramado de abogados de ETA a los que siempre ha acusado de servir como nexo entre la dirección de la banda en Francia y los presos terroristas. Actuaban como correa de transmisión de las directrices de la organización criminal e impedían a los reclusos romper con la organización.
La primera de ellas fue en abril de 2010 en la denominada operación H-Alboka, pero le han seguido varias más. Tras la 'operación Jaque' de principios del año pasado, el Colectivo de Presos de ETA (EPPK por sus siglas en euskera) había quedado aislado, según han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.