Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU suspende a España "en igualdad"

El Comité para la Eliminación de la Discriminación de la Mujer de Naciones Unidas (CEDAW) ha suspendido la gestión del Gobierno de España en materia de igualdad. Entre las cuestiones analizadas, los recortes en en la igualdad de oportunidades, la situación de mujeres vulnerables, el por qué se eliminó Educación par Ciudadanía y la razón de no indemnizar a Ángela González, cuya hija fue asesinada por el ex marido maltratador.

España se ha sometido este martes al examen del Comité para la Eliminación de la Discriminación de la Mujer de Naciones Unidas (CEDAW), organismo que vela por el cumplimiento de los compromisos adquiridos por los firmantes de la convención homónima.
Según las organizaciones y plataformas civiles involucradas, el Estado ha "suspendido en igualdad".
A lo largo de la sesión, que ha tenido lugar en Ginebra, la delegación española, encabezada por la Embajadora ante la ONU, Ana María Menéndez, y compuesta por un grupo de representantes de la Fiscalía y de cinco ministerios, se han sometido a las preguntas que su informe de cumplimiento de la Convención habían suscitado tanto en el Comité como en distintos Estados firmantes.
Las más de 250 entidades que se aglutinan en la Plataforma CEDAW Sombra España, encargada del informe que complementa ante la ONU la 'versión oficial' que da el Gobierno sobre sus políticas, han denunciado a lo largo de la jornada que "España ha suspendido en igualdad" con "respuestas poco claras y datos no contrastados" sobre las cuestiones que se le iban planteando.
Según esta plataforma, por ejemplo, cuando se ha cuestionado a la delegación española sobre la reforma del aborto que impondrá el consentimiento paterno a menores de 16 y 17 años, iniciativa con la que la CEDAW ya ha mostrado su disconformidad, la respuesta ha sido que es una iniciativa parlamentaria. "El Gobierno se desentiende", denunciaba Women's Link en la cuenta de Twitter que ha ido narrando la sesión.
Según ha señalado, el Comité "tenía inquietud sobre determinadas cuestiones, sobre cómo ha afectado la crisis al ámbito de la igualdad" y la delegación española le ha hecho ver que "el gobierno en estos momentos está aprovechando que España se está recuperando" para impulsar estas políticas.
"Tenía también prevención en cuanto a la evolución presupuestaria del Gobierno en estas políticas y en las intervenciones de una amplia delegación española hemos podido compartir en muchos casos esta preocupación, porque sabemos perfectamente que la crisis ha afectado de forma especial a las mujeres en cuanto a acceso al mercado de trabajo, la brecha salarial, que se agudizó; el techo de cristal y una serie de cuestiones", ha explicado.
Asimismo, ha detallado que a la CEDAW "le preocupa la actuación sobre mujeres vulnerables" como determinados grupos de etnia gitana o de inmigrantes. "La respuesta es que tenemos que seguir trabajando en este ámbito, somos conscientes, llevamos muchos años trabajando por ejemplo, con la mujer gitana y se han producido avances importantes. En educación y en el tema de violencia de género de estos colectivos también se ha reconocido que existen avances", ha añadido.
Sobre el caso Ángela González, la directora del Instituto de la Mujer remite a la Fiscalía, porque es un tema "jurídicamente muy específico" que ha defendido la fiscal adscrita a la de Sala contra la Violencia sobre la Mujer, Soledad Martín Nájera, ante la CEDAW y "lo ha dejado claro".
Fruto de la ronda de este martes, los informes previos que se han cruzado la CEDAW y España, las aportaciones de la Plataforma Sombra, que además de remitir informe ha comparecido ante el Comité, este organismo publicará una serie de recomendaciones a España el próximo viernes. Esa será la guía para el Estado hasta la próxima revisión, en cinco o seis años, cuando se pedirán de nuevo cuentas sobre el cumplimiento de los objetivos fijados en materia de igualdad y no discriminación de las mujeres.