Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nuet apela a la Constitución para defender que el Parlament debata sobre el referéndum

El diputado de SíQueEsPot  Nuet  declara ante el TSJC por instar al referéndum soberanistacuatro.com

El secretario tercero de la Mesa del Parlament, Joan Josep Nuet, ha apelado al artículo 20 de la Constitución para defender que no pueden juzgarle por permitir que la Cámara catalana realizara un debate sobre el referéndum: "Las ideas políticas tiene que ser expresadas de forma libre".

Lo ha dicho en rueda de prensa desde el Parlament, después de declarar ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), que le investiga junto con otros miembros de la Mesa por permitir un debate sobre la consulta catalana.
Nuet ha explicado que solo ha respondido a preguntas de su abogado, y ha defendido el principio de inviolabilidad: "He hecho valer mis derechos como diputado a ser inviolable por lo que respecta a mis opiniones políticas y a mis votos".
Se autoinculpó
En un principio, Nuet no estaba incluido en la causa porque la Fiscalía no le apuntó en su querella al considerar que no pretendía, como los diputados de JxSí, "incumplir los mandatos del Tribunal Constitucional" pero se autoinculpó en declaraciones a la prensa y, finalmente, la magistrada lo citó también como investigado.
Esa resolución insistía en la capacidad de Catalunya para la autodeterminación, instaba al Govern a celebrar un referéndum vinculante "con una pregunta clara y de respuesta binaria", ponía un límite para su celebración y creaba una comisión para el seguimiento del proceso de autodeterminación, entre otros puntos.
Forcadell fue la primera de los cinco investigados en comparecer ante el TSJC el 8 de mayo --aunque ya lo había hecho antes, tras una primera querella de Fiscalía-- y explicó al tribunal que no "transgredió" el mandato del TC al permitir votar resolución porque, según ella, se limitaba a recoger lo abordado en el Pleno durante el Debate de Política General.
Precisamente, este es el punto donde pivota el caso y es lo que dilucidará si hubo desobediencia: si la Mesa debe permitir todos los debates o debe establecer un veto en determinadas cuestiones, como en este caso en el que hay un mandato del TC.
Según el reglamento de la cámara, la Mesa tiene poder de decidir la tramitación de todos los escritos y documentos de índole parlamentaria --artículo 37.3 sobre las funciones de la Mesa--, con lo que se trataría de dirimir si la Mesa hace un mero control formal de debates y resoluciones o si tiene poder para fiscalizar los temas que se abordan y puede impedir algunos.
"INVIOLABILIDAD"
En esa misma comparecencia ante el tribunal, Forcadell pidió a la magistrada y al fiscal Francisco Bañeres que defendiesen su inviolabilidad parlamentaria como garantía de la separación de poderes; luego, junto a Simó, presentó un recurso al TSJC en la misma línea.
Sin embargo, el tribunal lo rechazó al considerar que no es aplicable a este caso porque los diputados son inviolables por sus votos y sus opiniones en el ejercicio del cargo, mientras que a ellos no se les investiga por esto, sino por los presuntos delitos de "prevaricación y desobediencia grave" al TC.