Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU también espió a España

Rajoy conversa con  Herman Van Rompuy y la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaitecuatro.com

La Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) ha rastreado las comunicaciones de miembros del Gobierno español. EEUU pinchó los teléfonos de 35 líderes mundiales entre los que se incluyen políticos españoles, aunque no se ha revelado la identidad de los mismos ni el período en el que fueron espiados. Según publica el diario El Pais, "las agencias de espionaje estadounidenses han empleado la misma práctica en muchos países. Y España no ha sido ninguna excepción".

Así ha informado el diario The Guardian basándose en los informes filtrados por Edward Snowden. Según estos documentos, la NSA recibió más de 200 números de teléfonos de mandatarios internacionales para interceptar sus comunicaciones telefónicas y electrónicas.
"Las agencias de espionaje estadounidenses han empleado la misma práctica en muchos países. Y España no ha sido ninguna excepción", han asegurado fuentes conocedoras de la documentación al diario El País. Asimismo, EEUU también habría espiado las comunicaciones de los ciudadanos españoles como en otros países.
Se teme que entre los políticos vigilados estén Mariano Rajoy o José Luis Rodríguez Zapatero. Por ello, el Gobierno español tiene previsto convocar al embajador estadounidense, James Costos, una vez que cuente con más información.
La posibilidad de que EEUU lleve años espiando el teléfono de la canciller alemana Angela Merkel protagonizó la cumbre del euro. Según los documentos que cita The Guardian, la NSA procura que los funcionarios de mayor rango de la administración (incluida la Casa Blanca, el Pentágono y el Departamento de Estado) compartan sus agendas para poder monitorizar así los números de teléfono de los políticos extranjeros. Así, un alto funcionario entregó más de 200 números entre los que se incluyen los de 35 líderes extranjeros.
"Lo más importante es encontrar bases para el futuro. La confianza se ha dañado seriamente y tenemos que reconstruirla", declaró Merkel al comparecer en Bruselas, donde calificó de "totalmente inaceptable" la práctica norteamericana. Alemania y Francia acordaron de madrugada intentar alcanzar un pacto con Washington para aclarar las bases de funcionamiento del espionaje. El presidente francés, François Hollande, señaló que "la relación con EEUU es prioritaria", aunque pidió establecer nuevas normas.
Alemania ya ha informado a las autoridades estadounidenses de su malestar por el espionaje, aunque según El País el gobierno norteamericano ha vuelto a negar que espíe a Merkel.