Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mundó ve una "causa justa" el referéndum y cree que la Constitución debería facilitarlo

Sostiene que "ni un solo Estado en el mundo" ha dicho que no reconocerá la independencia
El conseller de Justicia de la Generalitat, Carles Mundó, ha considerado que tanto el referéndum de independencia en Catalunya como la propia secesión son una "causa justa", y ha concluido que la Constitución Española debería facilitar este referéndum, no vetarlo como hasta ahora.
Lo ha dicho en la presentación del libro 'O secessió o secessió' del politólogo Josep Costa y editado por la Fundación de ERC Josep Irla y el editorial A Contra Vent, donde el conseller ha defendido que, cuando hay un problema político, la Constitución debería ser la llave para encontrar la solución, no una "muralla".
"La Constitución de cualquier democracia, lejos de ser la llave que cierra todos las cerraduras, debería ser la llave que abre todas las puertas", ha zanjado el conseller, justo una semana antes de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, lance la última oferta al Gobierno central para negociar el referéndum.
Mundó ha defendido que el Estado debe dar respuesta a los soberanistas porque éstos han acreditado de forma sostenida que quieren votar sobre la independencia, y ha lamentado que la única respuesta sea "perseguir con el código penal" a cargos electos independentistas.
El conseller ha afirmado que "el derecho no es cuadriculado ni una ley física" inmutable, por lo que ha sostenido que el Gobierno central, si quisiera, podría dar respuesta a la demanda de una consulta sin que es supusiera alterar el marco legal.
Ha sostenido que, si un amplio número de catalanes defiende el referéndum, tienen la "legitimidad para cuestionar la legalidad", por lo que considera que el Estado no puede escudarse de forma permanente en la ley para negar el referéndum.
También ha asegurado que el Gobierno central hace trampas cuando insta a los soberanistas a cambiar la Constitución si quieren la independencia, ya que ha criticado que la Carta Magna se hizo para que fuera "irreformable" sin el concurso de los grandes partidos del Estado.
Para Mundó, los casos de Quebec y Escocia son paradigmas de que los gobiernos centrales de los Estados, a través de la negociación y el diálogo, pueden facilitar que una parte del territorio se exprese sobre si quieren convertirse en independientes.
APOYOS INTERNACIONALES
La catedrática de Derecho Internacional Público de la Universidad de Barcelona Anna Badia ha afirmado que Catalunya puede buscar apoyos internacionales al independentismo entre "partidos, grupos de amigos y foros de discusión", pero ha advertido de que no lo obtendrá de instancias internacionales.
El conseller ha admitido que ningún país ha manifestado explícitamente su apoyo al proceso soberanista, pero ha concluido que lo importante no es esto, sino que "ni un solo Estado en el mundo" ha dicho que no reconocerá la independencia de Catalunya si la consigue por vías democráticas.
"LA FÓRMULA MÁGICA"
Josep Costa ha asegurado que el suyo no es un libro oportunista fruto del momento político, ya que empezó a escribirlo hace 15 años, cuando el proceso soberanista no se intuía, y su trabajo estudia si la independencia es una causa justa a través de la teoría del derecho y la filosofía política.
El politólogo ha asegurado que lo que convierte la independencia en una causa justa es la actitud del Estado hacia la demandas soberanistas, ya que no es un Estado "justo, legítimo o plenamente democrático" para el conjunto de su población.
Costa concluye que la independencia es legítima en la medida que el Estado niega una vez y otra un referéndum sobre la independencia y esboza la única 'fórmula mágica' que tiene el Gobierno central para frenar un Estado catalán: "Hacer un referéndum y ganarlo".