Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro no está "para dar cariño", sino "datos" que confirmen la recuperación

Montoro confía en que 2015 sea más positivo en bienestar y empleoEFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha subrayado que él no está "para dar cariño" y que no le falta "empatía", sino "datos que digan que el país está creciendo". "Lo demás me sobra", ha dicho en una entrevista.

"Yo estoy para dar explicaciones de las otras, esto de la piel, el cariño y la empatía la dejo para otros", ha dicho Montoro, preguntado por el vídeo del PP en el que varios dirigentes admitían que, pese a que los esfuerzos han logrado la recuperación económica, al partido le ha faltado cercanía con los ciudadanos --"piel", en expresión del vicesecretario de Organización, Carlos Floriano--.
Así, se ha mostrado convencido de que serán los datos los que harán que los españoles "devuelvan la confianza al PP", porque España está "en camino de recuperación y de creación de empleo" y eso es de lo que se trataba cuando el PP ganó las elecciones.
"Cuando dicen que al ministro le ha faltado cariño, yo no estoy para dar cariño, todo el mundo lo sabe", ha argumentado Montoro. Según su análisis, cuando se dice que le falta "empatía" o le falta algo "para ser un gran líder político" piensa que a él para eso le "falta todo", y que lo importante es tener datos que confirmen la recuperación.
A su juicio, España está demostrando, como en los noventa, ser "un gran país" y ha recalcado que ahora, a la vista de los datos, "es fácil" decir que España está creciendo, pero que cuando el PP llegó al Gobierno se encontró un "déficit oculto" y muchas "facturas en los cajones" y parecía que el país "se iba de las manos".
Además, ha asegurado que el Gobierno de Mariano Rajoy no ha subido los impuestos a todo el mundo, sino a los que más tienen, y ha recordado que el primer Ejecutivo de José María Aznar, en el que era secretario de Estado, también bajó los impuestos tres años después de tomar posesión.