Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montero avisa de que construir derechos humanos "implica conflicto y no hay posibilidad de hacerlo simpático"

Mayoral presenta la iniciativa "Vamos" para que los círculos de Podemos hagan trabajo social: "Así es como vamos a ganar a los que faltan"
La portavoz adjunta de Unidos Podemos y jefa de gabinete de Pablo Iglesias, Irene Montero, ha advertido este sábado de que defender y construir derechos humanos "implica conflicto con las élites" y que "no hay posibilidad de hacerlo simpático", porque se da en un contexto en el que las élites violan sistemáticamente los derechos parra mantener sus privilegios.
Montero ha hecho suyas palabras de Norberto Lipsky, durante su participación en el panel "Movimiento popular y nueva institucionalidad" de la Universidad de Verano de Podemos. Eso sí, ha añadido que ese "conflicto" es compatible con "sonrisa" y con "ternura" hacia dentro --"entre nosotros", ha dicho, sin precisar si se refería a quienes no son las élites o a los miembros del partido en un momento de diferencias internas--.
"Eso también tiene épica, derrochar amor entre nosotros y nosotras es la mayor épica para construir una nueva institucionalidad", ha remachado. Tanto ella como el secretario de Movimientos Sociales, Rafael Mayoral, han tratado de explicar que no tiene sentido debatir si Podemos debe estar en la calle o en las instituciones. Mayoral ha recalcado que su partido ha venido a "trascender" ese debate y abrir las instituciones para combatir en políticas las reivindicaciones sociales.
Montero cree que el núcleo del debate debiera ser más bien pensar cómo aprovechar su presencia tanto en las instituciones como en la sociedad civil, para ganar, para ir "ocupando posiciones y cavando trincheras" con el fin de "construir una nueva institucionalidad" que ha definido como "construir comunidad".
A medio camino entre la exposición teórica y el mitin, Montero y Mayoral han presentado ante los alrededor de 150 asistentes al panel una iniciativa, bautizada "Vamos", con la que se pretende que los círculos hagan trabajo social en los barrios y en los pueblos para así suplir las carencias de las instituciones, denunciarlas y, al mismo tiempo, iniciar procesos de "autotutela de derechos por organización popular".
Mayoral ha defendido que a Podemos le queda "un pasito" para convertirse en una fuerza capaz de gobernar y ha destacado que para ello necesitan poner en valor su conexión con los sectores populares. "No sirve sólo con el discurso, no llegamos", ha dicho, añadiendo que "la clave para poder voltear la situación política" es que los miembros de Podemos hagan trabajo social en la calle, con sus vecinos, comprendiendo cuales son los principales problemas del país.
AMOR AL PROJIMO Y CUIDADO "COMO HERRAMIENTA DE CAMBIO"
"Ahí es como vamos a ganar a los que faltan", ha añadido. El dirigente ha hablado de alentar ua "filosofía del sí se puede" y una "fraternidad popular" que tenga como bases "el amor al prójimo y el cuidado como herramienta de cambio".
No obstante, también ha dejado claro que eso debe sumarse a la lucha social y ha puesto como ejemplo la labor de la plataforma de afectados por la hipoteca (PAH). A su modo de ver, un ejemplo de la importancia de "calentar" y hacer que la gente impulse las propuestas políticas fue la ley del derecho a la vivienda.
En Cataluña, ha recordado, ningún partido se atrevió a votar en contra, pero en Andalucía, ha admitido, faltó prepararla "con el pueblo" y la presidenta andaluza, Susana Díaz, y "los chicos del Ibex 35" (en alusión a Ciudadanos) impidieron que se debatiera.
Montero, por su parte, ha puesto como ejemplo la historia de autoorganización del movimiento Panteras Negras en Estados Unidos, cómo tuvieron claro que tenían que "construir comunidad" y lo hicieron con programas comunitarios como desayunos gratuitos o brigadas que hablaban con los policías para que no se vulnerasen los derechos de la comunidad negra --"no digo que eso es lo que tengamos que hacer ahora", ha puntualizado--, iniciativas con las que además generaban un "estímulo moral muy poderoso" en sus miembros.
La jefa de gabinete de Iglesias también ha defendido que desde las instituciones pueden hacer cosas que antes no podían, como dar cobertura a los movimientos sociales o, un ejemplo muy claro, visitar los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs).
FINANCIAR PELÍCULAS O DOCUMENTALES
También cree que con todos los recursos que ahora tienen pueden hacer películas o documentales, consciente del peso que tienen el cine, la televisión y las series, para que la gente "conozca cosas que de otra manera no conocería nunca". "Como cuando Pablo se sube a la tribuna y habla de Julián Grimau y de las torturas franquistas o cuando dice que el señor Fraga es fundador del PP y que este partido está fundado por manos manchadas de sangre", ha añadido.
Además, ha advertido de que "el objetivo que no hay que perder de vista son los Derechos Humanos y la lucha contra la impunidad, que requiere mucha memoria para que no vuelva a pasar".
"Cuando insistimos en que no vamos a olvidar quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos no tiene que ver con una suerte de batalla identitaria, con sacar una bandera, tiene que ver con decir que no nos vamos a olvidar de todas las atrocidades que han cometido, que vamos a pelear contra ellas y las vamos a dejar bien claras como pasa por ejemplo en Chile con las torturas, con villa Grimaldi", ha proseguido, en alusión al antiguo centro de torturas de la dictadura pinochetista, hoy convertido en memorial.