Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miguel Urbán: "Me da igual si Pablo e Íñigo se llevan bien o mal. Lo importante es que estamos generando desafección"

Defiende que haya corrientes como 'Anticapitalistas': Lo que debilita son "las luchas de familias por el poder y amarrarse a los cargos"
El eurodiputado de Podemos y representante de la corriente 'Anticapitalistas', Miguel Urbán, ha hecho un llamamiento a "desdramatizar la vida política interna" del partido morado y acabar con las "disputas de poder" porque lo único que están consiguiendo con ello es "dar una imagen que está generando desafección y desilusión" entre los 5 millones de españoles que les votaron en las últimas elecciones generales y entre sus militantes.
"Me da igual si Pablo e Íñigo se llevan bien o mal. Eso no es lo importante", ha lamentado en una entrevista concedida a Europa Press, al ser preguntado sobre la discusión que han protagonizado los últimos días los sectores liderados por los dos máximos dirigentes del partido.
"El culebrón interno tiene que acabar para verdaderamente ser un relato colectivo de debate político", ha reclamado Urbán, quien también es uno de los impulsores del equipo 'Podemos en Movimiento' que los anticapitalistas han lanzado junto con otros grupos para defender sus tesis en la II Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre que el partido morado celebrará en febrero.
Según el eurodiputado, la última disputa entre 'pablistas' y 'errejonistas' es propia de un "patio de colegio". Eso sí, ha asegurado que la responsabilidad no sólo recae en esos dos sectores sino también en los que, aunque no han "entrado en la pelea", no han sabido "poner cordura un cierta moderación, no en el debate sino en las formas.
"LA GENTE NO NOS ENTIENDE"
"Lo que me preocupa es que la disputa es por sillones, cargos y por el poder. No, la disputa tiene que ser política. El problema es que la gente no entiende el debate que estamos teniendo porque no lo entendemos ni nosotros mismos", ha lamentado Urbán, quien ha pedido a sus compañeros un esfuerzo para hacer que las "cosas sean sencillas" y "la gente pueda incorporarse a los debates".
La manera de "simplificar" ese debate es, a su juicio, llevarlo a las cuestiones que todo el mundo comprende y que son las que Podemos no debe desatender mientras se preocupa por las luchas "de poder": "Tenemos que volver a hablar de desahucios, de rescates bancarios, de deuda ilegítima, de Derechos Humanos, de Renta Básica y de cómo somos la principal fuerza de oposición a un gobierno tripartito de recortes del PP y sus socios de Ciudadanos y PSOE".
"Eso es lo verdaderamente importante", ha enfatizado, al tiempo que ha señalado que, por lo tanto, no le preocupa que "las dos partes hagan las paces o las deje de hacer", sino "cuáles son las diferencias políticas" que existen entre las sensibilidades que existen en Podemos y cómo pueden llegar a acuerdos políticos. "Metamos política en el debate y resolvamos en torno al debate. Eso no significa que tengamos que ser amigos o dejar de serlo. No va por ahí, va de ser útiles", ha reivindicado.
NO VE RIESGO DE RUPTURA
En este sentido, ha asegurado que no cree que haya riesgo de ruptura en Podemos, aunque si de generar desafección entre sus militantes y votantes. "Hay que tener voluntad de llegar a acuerdos", ha defendido, aunque, eso sí, ha confirmado que si no es posible, tampoco sería "ningún trauma" que cada equipo presente en la II Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre de febrero sus propias propuestas y candidaturas para configurar los nuevos estatutos y la dirección del partido morado.
De hecho, Urbán ha recordado que en 'Anticapitalistas' son férreos defensores de la "pluralidad y pluralismo" interno. "Un Podemos democrático es un Podemos donde puede haber pluralidad. El debate político nos hace más fuertes", ha asegurado, tras señalar que en su corriente han recibido "palos de todos los colores" desde los últimos dos años por defender un Podemos "colectivo".
Así, ha asegurado que la "responsabilidad y honestidad" que deben ejercer para cuidar el proyecto de Podemos no les puede llevar "a una falsa unidad que puede entenderse como uniformidad" según la cual todos tienen "que pensar lo mismo". "No, eso se llama PP y la unidad es el dedazo, que dice quién manda y quién no manda. Eso no es Podemos y nunca lo va a ser", ha apostillado.
En este sentido, el eurodiputado de Podemos ha avisado de que el problema en Podemos no son "las diferentes opiniones, sensibilidades, o corrientes", como la que representa 'Anticapitalistas', sino "las luchas de aparato, de familias por el poder y amarrarse a los cargos y a los sillones".
"Hay que diferenciar entre defender ideas, pluralidad, sensibilidades y corrientes con luchas de aparato. Una cosa favorece y hace un Podemos más fuerte y otra lo debilita. Tiene que haber debate político y libertad de expresión dentro de Podemos para defender cualquier posición", ha enfatizado, para criticar a los que creen que "un proyecto sólo es útil cuando es uniforme y sólo hay una sola voz". "Yo creo que no, creo en la coralidad", ha remachado.
Además, ha asegurado que esa "uniformidad" que salió de la asamblea fundacional de Vistalegre de hace dos años ha demostrado no ser útil porque les "destruía internamente". "Podemos ha tenido la capacidad de mover miles de personas en momentos puntuales pero no ha conseguido echar raíces, no ha conseguido que la gente que ha pasado por los círculos o que se ha ilusionado se quede", ha avisado.
"MIEDO A LA GENTE"
Según Urbán, el problema de ese congreso constituyente y la razón de que se instaurara la "uniformidad" como modelo organizativo --los anticapitalistas se quedaron fuera de todos los órganos de dirección-- fue que se manifestó "un miedo hacia la gente" y "hacia el desborde". "Como vimos en mucho tiempo la posibilidad de cambiar las cosas, a la gente le dio miedo y prefirieron la lista plancha a la democracia. Creían que era la única forma de ganar", ha asegurado.
"El problema es que nosotros creíamos que la única forma de ganar era con autoorganización, con desborde, que eso era Podemos, no sólo caras mediáticas o maquinaria de guerra, sino desborde, eso no lo tenían el resto de partidos y lo teníamos que cuidar como oro en paño", ha apuntado.
Esa apuesta por el "desborde" es una de las características que, según ha relatado el europarlamentario, describen a 'Anticapitalistas', un proyecto que también se define como "ecologista y feminista" y defensor de "los bienes comunes". "Creemos en lo colectivo, no somos el equipo de Miguel Urbán, somos anticapitalistas y Podemos en Movimiento, una serie de gente que tenemos las ideas muy claras sobre lo que tenemos que hacer", ha reivindicado.
"Eso defendemos nosotros. Yo no sé lo que es el 'errejonismo' o el 'pablismo'. Que se expresen políticamente", ha reclamado, defendido de este modo la importancia de acabar con los "personalismos" y de abordar cuanto antes el debate político de fondo sobre el rumbo que debe tomar Podemos.
"Hay que volver a confiar en nuestra gente. Es lo que tenemos que conseguir. Primero, que la gente defina sus políticas. Ser 'errejonista', ¿qué significa? Me gustaría saberlo. No pasa nada. Estamos justamente para expresar", ha defendido. "Cuando hay documentos encima de la mesa y no peleas en Twitter, creo que es posible llegar a acuerdos, y si no llegamos, tampoco hay ningún problema", ha zanjado.