Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maza nombra a Javier Zaragoza como su asesor en materia de Terrorismo

Deberá informar al fiscal general sobre la "evolución de la amenaza terrorista"
El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha nombrado al que fuera jefe de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y actual fiscal en el Tribunal Supremo Javier Zaragoza como su asesor en materia de Terrorismo.
Deberá informar al fiscal general sobre la evolución de la "amen
El decreto de nombramiento, que tiene fecha del pasado día 13, justifica la designación en la "necesidad de mejorar y reforzar la actuación del Ministerio Fiscal en la investigación, persecución y enjuiciamiento de los delitos de terrorismo".
Entre las atribuciones del nuevo asesor, el decreto señala la coordinación, bajo la supervisión de los fiscales de sala jefes, de los recursos de casación relativos a los delitos de terrorismo, así como su intervención en los asuntos de esta naturaleza "que puedan considerarse de mayor relevancia".
También deberá informar a Maza sobre "la evolución de la amenaza terrorista" y sobre las medidas legislativas "necesarias para mejorar la respuesta legal frente a ese problema".
IRÁ EN REPRESENTACIÓN DE MAZA A REUNIONES
El cargo conlleva asimismo "cualquier otra función que en materia antiterrorista le sea expresamente encomendada "atendidas las circunstancias". El decreto concreta en este punto la asistencia en representación del fiscal general del Estado a "comisiones, encuentros y reuniones que se celebren con "autoridades nacionales o de otros países u organismos internacionales sobre temas relacionados con el terrorismo y su financiación".
El pasado 22 de febrero, y tras oír al Consejo Fiscal, Maza designó a Jesús Alonso para dirigir la Fiscalía de la Audiencia Nacional en sustitución de Zaragoza, quien aspiraba a un tercer mandato. El relevo supuso destinar a éste último a la Fiscalía del Tribunal Supremo.