Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gallardón dimite como ministro de Justicia y abandona la política

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha anunciado este martes que dimite de su cargo, abandona su escaño en el Congreso y renuncia a sus cargos en el Partido Popular "como consecuencia" de la retirada del anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la Embarazada que había presentado y que no verá la luz por decisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Su sucesor será Rafael Catalá Polo, el hasta ahora Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda del Ministerio de Fomento.

En una comparecencia convocada de urgencia en la sede del ministerio, Gallardón ha desvelado que adelantó la semana pasada sus planes a Rajoy, "el único" con el que ha venido despachando sobre la reforma, después de que este le comunicase su decisión de limitar los cambios a una modificación puntual de la legislación ahora vigente, de modo que las menores de edad necesiten consentimiento paterno para abortar, en lugar de la derogación que él había proyectado.
"Yo no soy la persona adecuada para llevar adelante con convicción la reforma del aborto que ha sido anunciada por el presidente del Gobierno", ha dicho Gallardón, desde la "convicción de que la nueva fórmula que se articule no podía hacer ni debía hacerla quien desde un primer momento había adquirido un compromiso firme y rotundo con lo que entendió desde el primer día que era la voluntad del Gobierno, del partido y de la sociedad española" que había apoyado su compromiso electoral.
Gallardón ha incidido en que dimite "desde la humildad y el reconocimiento" de que no ha podido con esta ley. "No he sido capaz de convertir el anteproyecto en proyecto de ley incluso después de que los informes preceptivos más importantes, como el Consejo General del Poder Judicial, el Consejo Fiscal o el Comité de Bioética fueran, con sus observaciones, favorables. Reconozco que no he tenido la capacidad de convertir el anteproyecto en un proyecto y tramitarlo en las Cortes como era el compromiso que habíamos adquirido", ha señalado.
En esta línea, se ha presentado como "único responsable" de que la ley no haya llegado a buen puerto y ha apuntado que "más que desautorizado" lo que siente es que no ha sido "capaz de cumplir el encargo" que le hizo el Gobierno y que por ello, es él "quien tiene que presentar la dimisión por no haberlo conseguido". Se la trasladó a Rajoy la semana pasada y él le comunicó que el pasado viernes que este martes anunciaría la retirada de la reforma.
Con todo, se niega a identificar el anteproyecto como una iniciativa personal y dice que era "del Gobierno de España". "No es un documento interno de un ministerio, sino un documento que lo que hace es iniciar una tramitación prelegislativa aprobada por el Consejo de Ministros. Hice lo que creí que tenía que hacer, lo que creía honestamente que se me había encargado por quien podía hacerlo y que respondía a mis compromisos. Si ese objetivo no se ha conseguido no hay que buscar responsabilidades, las asumo yo", ha sentenciado.
Convencido de que se aprobaría
El aún titular de Justicia ha explicado que hasta finales de julio tuvo la certeza de que la reforma saldría adelante y por eso en todas sus intervenciones públicas decía que se aprobaría antes de terminar el verano. Sin embargo, en una reunión con Rajoy previa al consejo de Ministros de primeros de agosto, el presidente puso sobre la mesa "distintas posibilidades que antes no habían estado" sobre la mesa.
"Se introdujeron elementos de reflexión distintos a finales de julio y en el mes de agosto que yo respeto y además, quien tiene la responsabilidad de adoptar las decisiones tiene elementos más completos que los que estamos un escalón por debajo", ha dicho el ministro. No obstante, no tuvo "certeza" de que el anteproyecto se retiraría hasta el viernes de la semana pasada, cuando el propio Rajoy le comunicó su decisión.
Gallardón ha eludido profundizar en esos 'elementos' que entraron en consideración y ha remitido a Rajoy: "Él ha dicho que todo el mundo sabía cual era su compromiso y ha citado el recurso ante el Tribunal Constitucional y ha dicho que había otros elementos que ponderaban como necesariamente obstaculizadores de que su voluntad política siguiera adelante". El presidente del Gobierno ha dicho este martes que no se puede tener una ley que vaya a ser derogada "en el primer minuto" en que gobierne otro partido.
Con todo, Gallardón ha asegurado que "ningún miembro de la dirección del partido" se ha dirigido a él para solicitarle "que modifique el anteproyecto", así como ha negado que él tuviese intención de presionar al Ejecutivo hablando de plazos ante los medios de comunicación. "Era yo el que estaba equivocado. Cuando yo manifestaba que el proyecto iba a seguir, lo que estaba reflejando era mi convicción de que iba a salir adelante. La mantuve hasta finales de julio, la confirmé hasta finales de agosto y la perdí en septiembre", ha zanjado.
Pide perdón a los votantes
Durante su intervención, acompañado por todo su gabinete, en presencia de su hijo mayor y visiblemente emocionado, Gallardón se ha disculpado con los votantes que confiaron en que aprobaría la reforma y se ha mostrado "optimista", no obstante, por haber conseguido en todo caso, que se abra "un debate profundamente enriquecedor para la sociedad española" pues "en un asunto tan sensible como este, lo peor es la indiferencia".
"Es obvio que me hubiese gustado poder decirle a los votantes y a todas las personas que creyeron que nosotros íbamos a sacar adelante ese proyecto, que estaba en marcha, pero las grandes tareas, los grandes esfuerzos y logros a veces requieren más tiempo, más esfuerzo del que pudiésemos pensar que podíamos resolver solamente en una legislatura", ha señalado Gallardón.
Le sustituye Rafael Catala Polo
El nuevo ministro de Justicia será Rafael Catalá Polo, según informó el Gobierno. De 53 años, es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y en la actualidad ocupa el cargo de Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda en el Ministerio de Fomento.