Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mariano Rajoy: "Les garantizo que esta consulta no se celebrará"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha garantizado este jueves que la consulta soberanista no se va a celebrar porque es "radicalmente contraria" a la Constitución. Es más, ha recalcado que no puede autorizar ni negociar sobre la soberanía, que es de todos los españoles, y ha apelado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, para que sea responsable y no "violente las leyes".

Así de contundente se ha expresado el jefe del Ejecutivo en una rueda de prensa conjunta en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, después de que CiU, ERC, ICV y CUP hayan acordado convocar una consulta el 9 de noviembre de 2014 con una pregunta doble: "Quiere usted que Cataluña sea un Estado? ¿Quiere que sea independiente?.
"Esa consulta no se va a celebrar. Es inconstitucional y no se va a celebrar. Lo que han planteado esta mañana es radicalmente contrario a la Constitución y a la ley", ha afirmado tajante Mariano Rajoy, que ha leído un texto preparado sobre esta cuestión antes de empezar el turno de preguntas de los periodistas.
Según Rajoy, esa iniciativa "choca frontalmente" con el fundamento mismo de la Carta Magna, que establece la "indisoluble unidad de la nación española". "Por tanto, el Gobierno que presido no puede ni autorizar ni negociar sobre algo que es propiedad de todos los españoles. Solo al conjunto de los españoles, titular único de la soberanía, le corresponde decir qué es España y cómo se organiza. Y nadie puede privarles de ese derecho", ha sentenciado.
"Está fuera de toda discusión y negociación"
En este sentido, ha señalado que "ningún Gobierno puede ceder lo que corresponde a los españoles" y ha abundado que un presidente no puede permitir o consentir que se "prive" a los españoles de lo que la Carta Magna y las leyes les garantizan. "Como presidente del Gobierno he jurado cumplir y hacer cumplir la Constitución y las layes y les garantizo que esta consulta no se celebrará. Eso está fuera de toda discusión y de toda negociación", ha enfatizado.
Como ha hecho en otras intervenciones públicas, Rajoy ha recordado que el Gobierno ha trabajado "siempre" por el "fortalecimiento" de los lazos afectivos, políticos, económicos y sociales que unen a los catalanes y resto de los españoles. Por eso, ha dicho que lamenta "profundamente" que se planteen iniciativas que "fracturan a la sociedad, alientan la división y generan profundas incertidumbres a la ciudadanía en un tiempo necesitado de certezas".
Además, el presidente del Gobierno ha avanzado que dedicará todo su esfuerzo para que los catalanes, que "siempre" han sido una parte "fundamental y querida de España" no se vean "perjudicados" a consecuencia de esta iniciativa. También ha recordado el "respeto" que todos le deben a la ley, especialmente los que tienen la responsabilidad de gobernar.
"Por eso, antes de que se formalice esta propuesta y se intente abrir un proceso manifiestamente contrario a la Constitución y a los derechos de todos los españoles, apelo a la responsabilidad del presidente de la Generalitat y al compromiso político por él asumido de no violentar las leyes", ha exclamado.
¿Respuesta jurídica?
Al ser preguntado qué respuesta jurídica se plantea el Gobierno ante el anuncio de consulta y si hay algún margen para la negociación, Rajoy ha dicho que no iba a entrar en hipótesis y ha insistido en que la soberanía del pueblo español "no es negociable". Es más, ha dicho que no la puede negociar el presidente del Gobierno ni el propio Parlamento porque es una decisión que corresponde a todos los españoles.
"Como presidente del Gobierno ni puedo ni quiero ni pretendo, me parece algo disparatado, negociar sobre la soberanía del pueblo español. Todo el mundo sabe que eso no es posible y espero que quien pretende convocar este referéndum actúe en consecuencia", ha aseverado el jefe del Ejecutivo.
Coincidencia "total" con Rubalcaba
Preguntado después si el Gobierno descarta por completo aplicar el articulo 155 de la Constitución que apunta a la posibilidad de suspender una autonomía, Rajoy no ha querido "entrar en mayores detalles" porque, según ha dicho, no le corresponde a él hacer "especulaciones y decir qué hacer" en el supuesto de que algo se vaya o no a producir.
Una vez más, ha reiterado que esa consulta "no se va a celebrar" ni él va a "negociar" la unidad de España ni la soberanía de los españoles. "Ni me compete ni quiero hacerlo", ha proclamado. A renglón seguido, ha admitido que su "coincidencia" con el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, en este asunto "es total".
"Falso" lo que se predica en el simposio
En cuanto al simposio 'España contra Cataluña' que ha arrancado este jueves en Cataluña y si el Gobierno puede tomar medidas contra la organización de este foro, ha indicado que "no es cierto" que en el resto de España "no se quiera a Cataluña", "no se valore" a esta comunidad y no se "admire lo mucho que los catalanes han aportado a la historia común".
"Todo eso es falso y quienes cuentan eso lo hacen para justificar la división que buscan y pretenden", ha exclamado, para añadir que eso lo "saben" todos los catalanes que viven en otros territorios de España y lo saben los empresarios que ejercen su labor en otros puntos de España. "Por tanto, es falso eso que se dice y no pretende otra cosa distinta que fomentar la división entre españoles", ha concluido.