Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy: "Mi voluntad es que esta legislatura dure cuatro años"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha definido 2016 como "el año de la incertidumbre", por los sucesos inéditos y los "sobresaltos" ocurridos dentro y fuera de España en los últimos 12 meses, pero ha destacado que, tras el "largo y pernicioso periodo de interinidad y bloqueo político", finalmente se han "evitado males mayores". "Mi voluntad es que esta legislatura dure 4 años. Y, si hacemos las cosas bien, no sólo será larga sino también fructífera", ha indicado Rajoy.

"Los últimos tiempos de acuerdos y pactos están permitiendo enmendar buena parte del deterioro y la desconfianza de 10 meses de parálisis política", ha dicho Rajoy en la conferencia de prensa convocada para hacer balance del ejercicio.
Además, ha destacado que no quiere "adelantar las elecciones, igual que no quería que se repitiesen". Y ha añadido que "lo mejor es la estabilidad y que se respeten las reglas de juego. Si nadie tiene la mayoría, la obligación de los dirigentes políticos es llegar a acuerdos y entendimientos".
De este modo, ha subrayado que España ha vivido "situaciones sin precedentes como 10 meses de gobierno en funciones o una repetición electoral". Sin embargo, cree que en los últimos meses se ha conseguido "corregir la imagen y la sensación de inestabilidad gracias a los acuerdos alcanzados" para formar gobierno -en alusión al firmado con Ciudadanos- pero también para cumplir los compromisos con Europa -la senda de déficit pactada con el PSOE.
Rajoy ha reconocido que una de las cosas que más ha sorprendido dentro y fuera de España es que la incertidumbre política no haya afectado a la recuperación económica, y lo ha atribuido a la "fortaleza" de la recuperación y también a las reformas realizadas por su Gobierno.
Es más, ha destacado su decisión de aprobar, antes de las elecciones generales de 2015, los Presupuestos para 2016 pese a las críticas que recibió. A su juicio, fue una decisión "eficaz, prudente y responsable" puesto que las cuentas han sido "un parapeto de seguridad" que ha sostenido la recuperación "en un contexto de incertidumbre política".
El jefe del Ejecutivo también ha destacado las "decisiones inesperadas y sobresaltos políticos" que se han vivido fuera de España, empezando por el "vuelco político de indudable magnitud" que ha supuesto la elección del empresario Donald Trump como presidente de Estados Unidos.
Las consecuencias, ha admitido, no se verán con certeza hasta que tome posesión su administración. Rajoy también ha mencionado los referendos en Colombia y en Italia y especialmente el de Reino Unido, que supondrá su salida de la UE.
También ha destacado que en Europa este año se han consolidado "fuerzas extremistas de distinto signo político, pero todas abiertamente contrarias al proyecto de integración europea". Estas fuerzas, ha dicho, "aprovechan los efectos más adversos de la crisis y buscan en el nacionalismo, en la xenofobia o en el comunismo respuestas equivocadas a retos cada vez más exigentes".
Presupuestos 2017
indicó que el Gobierno comenzará en enero a elaborar las cuentas públicas y, para ello, mantendrá conversaciones con Ciudadanos, con Coalición Canaria, con el PSOE y con otros grupos que quieran sumarse al acuerdo, del que aseguró que sería "muy necesario" tenerlo pronto.
En este sentido, afirmó que el escenario que contempla el Gobierno es que habrá nuevos Presupuestos y añadió que si no fuera así, no trataría de alcanzar un acuerdo con los demás grupos parlamentarios. Además, dijo que ofrecerá una "buena" propuesta y que el Ejecutivo acudirá a esta reuniones con actitud "animosa".
Por otro lado, el jefe del Ejecutivo destacó que la incertidumbre política que vivió España a lo largo de casi todo este año no ha frustrado ni la recuperación económica ni la creación de empleo gracias a las "acertadas" reformas emprendidas por el Ejecutivo durante la pasada legislatura, a lo que también ha contribuido contar con unos Presupuestos en 2016 a pesar de las "críticas" iniciales de algunos partidos políticos.
Considera que el hecho de contar con Presupuestos en 2016, a pesar de las críticas iniciales de algunos partidos, se ha mostrado como una decisión "prudente y responsable", ya que han servido de "parapeto de seguridad" que ha protegido la recuperación y la creación de empleo y ha aportado confianza.
"Sin ellos y sin las reformas económicas acertadas, nunca se habría producido el crecimiento y el empleo de este año", subrayó Rajoy, tras indicar que la última Encuesta de Población Activa (EPA) muestra la creación de más de 478.000 empleos, hasta un total de 18,5 millones de ocupados, millón y medio más que durante el peor momento de la crisis.
Asimismo, aseguró que el descenso del desempleo ha sido "muy esperanzador" en 2016, con más de medio millón de parados menos y una tasa de paro por debajo del 19%, ocho puntos menos que cuando el PP llegó al Gobierno, y añadió que "pese a todas las incertidumbres", la economía española crecerá este año un 3,2%, el ritmo de crecimiento "más elevado" de las grandes economías europeas y casi el doble que la media de la Eurozona.
Igualmente, resaltó que aunque la crisis ha dejado "innumerables secuelas" en la economía española, también ha aportado cosas positivas como que España se ha convertido en una "potencia exportadora" y el sector exterior ya supera el 33% del PIB, con lo que 2016 será el quinto año consecutivo en el que se logre un saldo positivo de la cuenta corriente.
También destacó el año "histórico" en materia de turismo, con más de 71 millones de turistas extranjeros, así como el aumento de las ventas minoristas y de las grandes empresas, de las matriculaciones de turismos, de los precios del mercado de la vivienda o de la creación de empresas.
El déficit público
Según el jefe del Ejecutivo, la única cifra que no evolucionó en 2016 de acuerdo con las expectativas ha sido el déficit público. Sin embargo, señaló que gracias a la orden de cierre anticipado de los Presupuestos y al aumento de los pagos fraccionados para las grandes empresas, España está en condiciones de cumplir el objetivo de déficit del 4,6% del PIB para este año.
"El esfuerzo que ha hecho la sociedad (para reducir el déficit) ha sido admirable; entre todos, hemos conseguido devolver la confianza y la credibilidad en las cuentas públicas y así hemos de seguir hasta que España logre cumplir con los requisitos de estabilidad fijados en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento", reiteró.
Sobre la derogación de la reforma laboral que piden algunos partidos políticos, el jefe del Ejecutivo afirmó que no le gustaría que se derogaran las reformas económicas porque han funcionado. "Lo que se cambia es lo que no funciona, pero lo que funciona no se puede cambiar", reiteró Rajoy, quien apuntó que tratará de trasladar a los demás partidos que sería un "enorme error jugar con ellas o cambiarlas porque sí".
Por último, entre los objetivos económicos de cara al futuro, mencionó la recuperación del 10% del PIB que se ha perdido durante la crisis, algo que puede alcanzarse a mediados del próximo año, así como llegar a los 20 millones de ocupados en 2020, completar el saneamiento de las cuentas públicas y salir del procedimiento de déficit excesivo, asegurar el futuro de las pensiones y diseñar un nuevo modelo de financiación autonómica.
Sobre Cataluña
Rajoy ha reclamado que no se den en Cataluña "más pasos en la mala dirección" tras el anuncio de una ley de transición hacia la independencia y ha reiterado que "no se puede celebrar" un referéndum sobre la secesión catalana, "para liquidar la soberanía nacional". Ha reclamado, además, "hacer cosas en positivo" y ha insistido en su oferta de diálogo a Cataluña sobre todo tipo de asuntos salvo la unidad de España y la igualdad de los ciudadanos. "Ofrezco algo más razonable: hablar. Pido que no se den más pasos en la dirección contraria al sentido común", ha dicho.
Cláusulas suelo
Rajoy ha garantizado que el Ejecutivo hará "todo lo que pueda" para que la devolución de los intereses cobrados de más por las cláusulas suelo no transparentes se resuelva mediante un acuerdo entre los bancos y los clientes, con el fin de evitar recurrir a los tribunales. El presidente del Gobierno ha recordado que la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) sobre la retroactividad total de las cláusulas suelo se tiene que cumplir.
Además, ha subrayado que se trata de relaciones entre personas y entidades financieras, por lo que no es competencia del Gobierno. Eso sí, ha admitido que este asunto afecta a "mucha gente" y supone una cuantía económica "muy considerable", si bien no ha concretado cifras.
"Ya concretaremos esos procedimientos para evitar los litigios, que se podrán evitar o no. El Gobierno va a intentar un entendimiento sobre este tema, que es muy importante", ha explicado Rajoy.
Seguridad
"Se ha decidido mantener el nivel de alerta 4, no hemos dicho que las cosas estén peor ni que haya más riesgos o menos riesgos", ha expuesto también Rajoy en respuesta a una pregunta de Informativos Telecinco. Ha remarcado que "la seguridad absoluta no existe nunca en ningún país del mundo".
El jefe del Ejecutivo ha subrayado la "acreditada competencia" de los servicios de información y de las fuerzas de seguridad. "Tienen experiencia y saben lo que hacen", ha comentado Rajoy al ser preguntado sobre las medidas de seguridad tras el atentado en Berlín y las últimas operaciones antiyihadistas en Madrid y Turquía.
"Seguimos trabajando, podemos confiar", ha terciado Rajoy antes de insistir en que el "cien por cien de seguridad no existe". "Y quien diga eso", ha enfatizado, "no está diciendo la verdad".