Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy: "En esta legislatura no se va a plantear una reforma de la Constitución"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dejado claro que "en esta legislatura no se va a plantear una reforma de la Constitución" ya que los independentistas catalanes no se iban a quedar contentos porque lo que quieren es la "liquidación de la soberanía nacional".

El jefe del Ejecutivo dejó claro que esta no era una cuestión prioritaria en la Legislatura actual, ya que la prioridad en estos cuatro años era evitar el rescate, empezar a crecer y generar empleo.
En la próxima Legislatura, admitió, "habrá que hacer otras cosas". Y en este punto dijo que no se niega a hablar de una reforma, aunque sí le gustaría que "se consiguiese el mayor consenso posible porque no es cuestión de un partido, sino del mayor número de partidos posibles". También dijo que después de las próximas generales habrá que hablar de la financiación autonómica y de "otras cosas, pero en esta el gran tema era salir del pozo en el que nos encontrábamos".
Y aunque afirmó que no le gusta adelantar acontecimientos, sí dijo que tras los comicios generales hay algunas cosas de las que se puede hablar como el Título VIII de la Constitución, referido a las CCAA.
De hecho, citó el dictamen del Consejo de Estado que, presidido por Francisco Rubio Llorente, fue aprobado por unanimidad, y del que dijo que es "magnífico". En su opinión, se podría hablar y debatir en base a este dictamen. Pero, insistió, "en la próxima Legislatura, no en esta".
Mariano Rajoy invitó a leer el citado informe porque dijo que aportaba claves al respecto. En este documento se analiza una reforma Constitucional basada en cuatro puntos: la supresión de la preferencia del varón en la sucesión al trono; la recepción en la Constitución del proceso de construcción europea; la inclusión de la denominación de las CCAA y la reforma del Senado.
El jefe del Ejecutivo aseguró que no había abordado este asunto con el Rey Felipe VI y rechazó, al ser preguntado por ello, que la propuesta estuviera pensada para salir al paso de las aspiraciones soberanistas que plantea Artur Mas para las elecciones autonómicas convocadas para el 27 de septiembre próximo.
Los nacionalistas quieren la liquidación de la soberanía nacional
"Una cosa es lo que los independentistas catalanes digan y otra la reforma de la Constitución española", apuntó y precisó que los independentistas "no se van a quedar contentos" con ninguna reforma constitucional porque, argumentó, "lo que quieren es la liquidación de la soberanía nacional". Y, en este sentido, Mariano Rajoy dejó claro que ni su partido, ni espera que ningún otro, estén dispuestos a liquidar la soberanía nacional.
"Hilar una cosa con otra no tiene sentido. No se va a producir una secesión en España", apostilló el presidente al tiempo que explicaba que eso supondría "ignorar lo que son siglos de historia, de lazos colectivos, de ignorar lo que hemos hechos juntos y de obligar a los que son catalanes, españoles y europeos a ser o sólo catalanes o sólo españoles y europeos".
El presidente fue muy claro al explicar que ahora no se va a hacer una reforma de la Carta Magna porque se está terminando la Legislatura, va a haber unas elecciones generales y además hay previstas unas catalanas.
Además quiso poner en valor la Constitución española porque, según dijo, en ella están garantizados los derechos fundamentales, la igualdad entre españoles, la unidad y la soberanía nacional. Además, recordó que con esta Constitución España es uno de los 5 países del mundo donde más ha crecido la renta per cápita y también nos ha permitido entrar en Europa. "Cuál sería la curiosa situación de España si estuviéramos fuera en este mundo en el que vivimos", exclamó.
Pero dicho esto, Rajoy insistió en que la Carta Magna "se puede modificar" y recordó que, de hecho, se ha llevado a cabo la reforma en dos ocasiones: una para permitir que los ciudadanos comunitarios voten en las elecciones municipales y otra para recoger los límites al déficit y la deuda.
También explicó que "hay muchas cosas más que se pueden hacer" y recordó que el ministro de Justicia había apuntado algunas de ellas, como la modificación de la sucesión de la Corona o aclararse las competencias entre las CCAA y las Cortes Generales.
Mariano Rajoy se ha trasladado a Mallorca desde Doñana, lugar elegido un año más para iniciar sus vacaciones, y como es habitual cuando viaja al Parque Nacional, el presidente y su familia se alojan en el Palacio de las Marismillas, situado en una finca de 11.000 hectáreas de titularidad estatl, que cuenta con varios kilómetros de playa virgen.
Doñana era el lugar habitual de las vacaciones estivales del expresidente Felipe González y también lo fue en algunas ocasiones para José Luis Rodríguez Zapatero. Igualmente, José María Aznar utilizó ese Palacio para invitar a algún líder internacional.
Después del despacho con el Monarca, el presidente del Gobierno continuará su descanso estival en su tierra, en la localidad de Ribadumia (Pontevedra), a donde se prevé que se desplace el próximo fin de semana junto con su familia.
DEBATE SOBRE EL TERCER RESCATE A GRECIA
En esta ocasión, Rajoy estará más pendiente de la actualidad que otros veranos, ya que en la segunda quincena de agosto se desplazará a Madrid para votar la aprobación del tercer rescate a Grecia en el Congreso. En principio, está previsto que sea el ministro de Economía, Luis de Guindos, el que defienda la posición del Gobierno.
El jefe del Ejecutivo también tiene señalado en agenda el próximo día 29 de agosto para iniciar el curso político con un acto en Sotomayor (Pontevera) con dirigentes de su partido, como ha hecho en otros años, han indicado fuentes del Ejecutivo.
VIAJARÁ A ALEMANIA EL 31 DE AGOSTO
En principio, está previsto que el día 31 de agosto el presidente del Gobierno viaje a un pueblo de Alemania --aún sin precisar-- para tener un encuentro con la canciller Angela Merkel. Al día siguiente habrá una reunión de trabajo de empresarios alemanes y españoles, previsiblemente en Berlín.
Esta invitación es respuesta al encuentro informal que ambos mandatarios mantuvieron el 24 de agosto del año pasado en Santiago de Compostela, donde recorrieron seis kilómetros del Camino antes de su reunión bilateral en la capital gallega al día siguiente.