Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo cree que las explicaciones de Guindos sobre el 'caso Soria' fueron "más que suficientes"

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, considera que las explicaciones que ofreció ayer en el Congreso su compañero de gabinete Luis de Guindos sobre la elección de José Manuel Soria para un puesto directivo en el Banco Mundial fueron "más que suficientes".
En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, Margallo ha señalado que "ha habido cierta desproporción" en las reacciones a la designación de Soria y, de hecho, ha asegurado que "internacionalmente sorprende que un asunto tan menor provoque un efecto tan mayor".
Según el jefe de la diplomacia española, este nombramiento fue decidido en una comisión de evaluación que valoró los "méritos" de los aspirantes y optó por Soria, del que ha destacado que "no tiene ninguna causa que le inhabilite".
Es más, ha afirmado que la elección del exministro "no roza ni los estatutos éticos del Banco Mundial", y lo ha comparado con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, quien "sí tiene en curso procedimientos judiciales" en Francia.
EL MÁS PERJUDICADO, EL PROPIO SORIA
Por tanto, Margallo opina que "el más perjudicado" en todo este asunto es el propio Soria, seguido del Ministerio de Economía, después del Gobierno y, por último, del PP. Eso sí, ha admitido que el Ejecutivo se equivocó con este nombramiento, al que el propio exministro renunció después. "Nadie pensó en las consecuencias mediáticas. Que nos hemos equivocado, eso es evidente", ha resaltado.
Sobre las críticas que surgieron dentro del propio partido tras la elección de Soria, el ministro ha dicho que no ha percibido "ningún movimiento extraño" en el PP que lleve a pensar que existe una "división de almas". "Otra cosa es que haya distintas opiniones. Hay alguna declaración desafortunada, pero son los menos", ha indicado.
A la pregunta de si el caso de Soria o los casos de corrupción que afectan al PP alejan las posibilidades de que Rajoy pueda formar gobierno, Margallo ha dicho que es la "reticencia" del PSOE lo que impide salir de la situación de desbloqueo.
UNA FÓRMULA PARA GOBERNAR, NO SÓLO PARA LA INVESTIDURA
A su juicio, no hay que "empeñarse" en sumar una cifra concreta de diputados que apoyen la investidura de Rajoy, sino que lo que tiene que ocurrir es que los partidos que "comparten una misma idea de España, de Europa y del mundo busquen una fórmula que permita gobernar". "Hay que hacer un diagnóstico de la situación y buscar soluciones que hagan frente a los desafíos de España", ha explicado.
Para el ministro, "España necesita reformas muy profundas y eso sólo se puede hacer con un apoyo parlamentario amplio", ya que no se pueden llevar a cabo "con sólo 137 escaños", en referencia al número de diputados del PP.
Margallo ha apelado al "espíritu de la Transición" de cara a lograr un pacto con los partidos con los que el PP coincide en lo "esencial", ya que "desaprovechar esta oportunidad sería muy triste".