Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo no iría al acto de Puigdemont y lo que haga Rajoy "debería responderlo él"

Aboga por "un desarme verbal" y una aproximación de posiciones
El exministro de Exteriores José Manuel García Margallo ha remarcado este martes que, si aún ocupara el cargo, "con absoluta claridad" no iría a la conferencia que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, hará el lunes 22 de mayo en Madrid, y no ha aclarado si cree que debería asistir el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
"Yo me represento a mí mismo; antes de ser ministro, siendo ministro y después. Lo que haga Rajoy es algo que debería responder él", ha dicho al presentar el libro del diputado de JxSí en el Parlament Germà Gel 'Cabòries des d'una galàxia ben llunyana' (Pòrtic), en un acto en que ambos han disentido sobre cómo abordar el proceso soberanista y el futuro de Catalunya hay referéndum y se independiza.
Para Margallo, que Puigdemont quiera realizar una conferencia en Madrid para explicar un referéndum, "que es contrario a la Constitución, no contribuye a bajar la temperatura", algo que considera que sí sería necesario.
"Tenemos que proceder a una desarme verbal y a una aproximación de posiciones", según el exministro, que se ha ratificado en la propuesta que lanzó en su momento de destruir las urnas y las papeletas para evitar el 9N, aunque ha dejado claro que la solución no está en la judicialización sino en la política.
REFORMA CONSTITUCIONAL
Considera que primero hay que respetar "las reglas del juego del Estado de Derecho", aunque ha insistido en su receta de reforma constitucional acompañada del cumplimiento de la disposición adicional tercera, de una mejora de la financiación y de un reconocimiento cultural y del catalán.
"Creo en Dios, en España y en la concordia con Cataluña", ha asegurado Margallo, que, tras manifestar su profundo amor a Cataluña y su pasión por toda España, ha advertido de que sería un mal negocio para los catalanes quedarse fuera del país y de la UE.
GERMÀ BEL
Según Germà Bel, ningún artículo del ordenamiento jurídico internacional prohíbe la secesión, y también ha avisado de que no renunciará nunca a la idea de que Cataluña es una nación y de que votar es la única manera de afirmar su soberanía ante el Estado.
"España no renunciará a ser un Estado nación", ha subrayado Bel, que también ha debatido con Margallo sobre la frase pronunciada por el exministro en 2014 de que una la independencia de Cataluña la condenaría "vagar por el espacio" porque no conseguiría ser reconocida.
El exministro no se arrepiente de esta afirmación y ha reiterado que la independencia de Cataluña no lograría el reconocimiento de Naciones Unidas y se quedaría fuera de la UE porque partiría de una decisión "inconstitucional", la celebración del referéndum.
Tras asegurar que no es nacionalista pero sí "patriota", ha sustentado que no sería buena idea reconocer a Cataluña como nación cultura o lingüística en la Constitución, pero es partidario de aprobar una ley oficial de lenguas que dé un 'estatus especial' a las lenguas cooficiales, como el catalán.