Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos: Una victoria del 'no' en Grecia hará todo "mucho más complicado"

Luis de GuindosEFE

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado que si vence el 'no' en el referéndum convocado para este domingo por el Gobierno griego sobre las propuestas de los acreedores internacionales "todo será mucho más complicado".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, De Guindos ha subrayado que, sin embargo, si gana el 'sí' "lógicamente el proceso de negociación entre el Ejecutivo de Alexis Tsipras y sus acreedores será "muchos más sencillo, mucho más fácil y mucho más viable".
El ministro ha indicado que la mera convocatoria del referéndum supuso la ruptura de las negociaciones cuando estaba "muy cerca" una solución y fue "un jarro de agua fría" para todos los socios europeos, que no se esperaban este comportamiento.
En esta línea, ha remarcado que el referéndum se ha convertido en un "sinsentido" y en un "error", ya que se está consultando a la población griega unas medidas que ya expiraron cuando concluyó la prorroga del rescate el pasado martes de 30 de junio.
Así, ha asegurado que no está "muy claro" qué va a preguntar realmente el Gobierno griego a sus ciudadanos, ya que, en su opinión, se ha convertido en un planteamiento "estrictamente político", dado que lo técnico ya no está encima de la mesa.
Sobre la exposición a Grecia, ha destacado que, más allá de los préstamos concedidos al país por valor de 26.000 millones de euros, España mantiene con Grecia unas relaciones bilaterales "importantes, pero no de una intensidad elevada", dado el tamaño de la economía griega.
En este sentido, ha apuntado que en 2014 los exportaciones alcanzaron los 1.900 millones de euros y las importaciones 500 millones de euros. Además, ha añadido que los flujos de inversión directa son "muy reducidos, casi inexistentes" el pasado año, al igual que la exposición de la banca española a la griega.
DETERIORO DE LA ECONOMÍA GRIEGA
Por otro lado, el ministro ha culpado al Gobierno de Syriza de los actuales problemas que atraviesa Grecia, ya que desde su llegada al poder se ha producido un "deterioro importante" de la situación económica del país
En este sentido, ha resaltado que esto pone de manifiesto la importancia de la política económica, que puede hacer que una economía "gire a peor con una rapidez inusitada".
De Guindos ha agregado que, como pone de manifiesto un informe publicado este jueves por el Fondo Monetario Internacional (FMI), hace un año Grecia estaba creciendo, creando empleo y se barajaba incluso la posibilidad de una salida limpia del segundo rescate.
Por el contrario, se han tenido que imponer controles de capital en el país, una medida de la que no se es consciente de lo "difícil" que resulta eliminarla y de las consecuencias que tiene desde el punto de vista económico.
En concreto, ha destacado el impacto que tienen estas restricciones en la industria turística, de vital importancia para el país, y en el día a día de los colectivos más vulnerables del país.
Preguntado por la posibilidad de que España sufra un proceso similar si un hipotético gobierno de Podemos cambia la política económica del país, De Guindos ha incidido en que este análisis se limita exclusivamente a la economía griega, pero ha advertido del riesgo de revertir las reformas adoptadas.
En este sentido, ha subrayado que la situación actual de España no es "en absoluto comparable" a la que vivía Grecia hace un año, ya que lleva dos años de crecimiento económico, el PIB ha aumentado alrededor de un 4% anualizado el primer semestre y se van a crear más de 600.000 empleos.
Sin embargo, ha alertado de que, como dicen los expertos y organismos internacionales, no hay "la más mínima duda" de que si se revierten las reformas, esto tendría impacto en la confianza y llevaría a un caída "muy rápida" del crecimiento y a una desaceleración de la creación de empleo.
"Eso ocurre en cualquier economía, si tú aplicas la política económica equivocada, antes o después lo pagas, especialmente en un mundo como el actual en el que la economía española todavía tiene desequilibrios importantes", concluyó.