Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bárcenas, primer día en la calle, libre y sin pelos en la lengua

Traje siempre impecable, corbata, pañuelo en la solapa, pelo engominado peinado hacia atrás. Luis Bárcenas, impasible incluso ante la avalancha de cámaras. Él maneja la información y maneja los tiempos. La misma contundencia ante el juez en abril de 2011 que con la que reconoció que había 'caja B' en el PP y para admitir que era él el que repartía los sobres. Luis Bárcenas, en sus propias palabras, un hombre hecho a sí mismo. El hombre que hasta las peinetas las acompaña de una sonrisa y que apenas unas horas después de salir de prisión desafiaba al PP. 19 meses de cárcel no han cambiado ni su traje ni su forma de manejar la información ni los tiempos.