Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos semanas para llegar a un acuerdo casi imposible sobre educación

Wert en la Conferencia Sectorial de EducaciónEFE

La Ley Orgánica de Mejora de la Educación, presentada por el ministro de Educación ha ‘levantado en armas’ a Cataluña y País Vasco por considerar que “minusvalora” sus lenguas. Irene Rigau, consellera de Enseñanza de la Generalitat, ha abandonado la Conferencia Sectorial de Educación porque considera que se está faltando el respeto al catalán y Wert ha convocado una nueva reunión para el próximo 19 de diciembre, a la espera de un acuerdo que parece improbable que se logre.

Tras las críticas de algunas comunidades autónomas a su propuesta de reforma de la Educación, el ministro José Ignacio Wert ha convocado una nueva reunión en dos semanas, el próximo día 19, con el objetivo de llegar a un acuerdo muy poco probable.
Su proyecto ha vuelto a incendiar a la oposición, en especial a los nacionalistas catalanes. Cataluña se opone frontalmente a un texto que obliga a garantizar la enseñanza en castellano en los colegios públicos, o si no, a pagar esa enseñanza en centros privados a las familias que lo pidan.
“La lengua de los esclavos”
La Consejera catalana, Irene Rigau, ha abandonado la reunión de las CCAA con el ministro Wert por entender que se estaba faltando el respeto al catalán.
Rigau ha lamentado que se sigue dando al catalán el "trato de lengua vernácula, la lengua de los súbditos, los esclavos y lengua de segunda", rompiendo unos derechos que acaban con los principios de no separar a los niños por esta razón, ha añadido.
La portavoz en funciones del Gobierno vasco, Idoia Mendia, también ha criticado duramente la reforma y ha denunciado que la nueva propuesta de reforma educativa del Gobierno central es "inadecuada e inasumible" por tener un carácter "ideológico" y considera que el Ministerio de Educación no ha hecho un mayor esfuerzo para buscar el "consenso".
Wert defiende su reforma
El ministro de educación ha defendido su reforma afirmando que "no hay ningún elemento que minusvalore la importancia del catalán. Se ha dicho desde el Gobierno de Cataluña que lo que se propone va a en contra de la inmersión lingüística. Eso es radicalmente falso" y ha recordado que lo que plantea el borrador es "lo mismo" que han sentenciado el Tribunal Supremo y el Constitucional.