Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP veta que Mato y Gallardón detallen la ley del aborto en el Congreso

Reunión de la Diputación Permanete del CongresoEFE

La responsable de Igualdad del PP, Sandra Moneo, ha rechazado este martes las peticiones formuladas por PSOE, IU-ICV-CHA y BNG para que la ministra de Sanidad, Ana Mato, y del de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, explicasen de forma extraordinaria en el Congreso la reforma de la Ley del Aborto, así como una proposición no de ley del PSOE que pedía la retirada de la nueva regulación.

Moneo ha lamentado que un tema de "tal trascendencia" haya recabado "consideraciones sesgadas y superficiales" por parte de la oposición, que ha acumulado hasta ocho peticiones sobre este asunto en la reunión de la Diputación Permanente de este martes.
"Es posible que ante un debate de este tipo ésta sea su única carta de presentación y que, fuera de sus manidos eslóganes, que no argumentos, no haya absolutamente nada, y estén trivializando uno de los procesos más impactantes en la vida de una mujer", ha reprochado a la oposición.
"Nadie obliga a una mujer a ser madre"
A su juicio, la Ley del Aborto de 2010 socialista, que ahora se pretende reformar, no otorga derechos a las mujeres, ni el que ha presentado el Ejecutivo pretende quitárselos. "Hace décadas que las mujeres resolvimos el cuándo y el cómo ser madres. Nadie obliga a una mujer a ser madre y son muchas las mujeres a las que les gustaría serlo y no pueden", ha lamentado.
En este contexto, ha criticado que el PSOE sigue anclado en la afirmación de la exministra Bibiana Aido que tachó al 'nasciturus' "de ser vivo y no de ser humano". "Ése es el problema al que se enfrentan. Siguen enredados y obsesionados por negar la evidencia. Lo que médicos y científicos vienen acreditando día a día, que detrás de un embarazo hay una vida y detrás de un aborto se esconde el fin de esa vida", ha defendido.
Moneo sostiene que los socialistas tratan a las mujeres como seres "de cartón piedra", como si paralizar un embarazo fuera "intrascendente", cuando cualquier mujer que ha pasado por eso "sabe que no es así". "Ninguna mujer ha querido pasar por un aborto. La mujer quiere alternativas para no tener que abortar y eso a ustedes no les importa y huyen de la realidad, destierran el debate científico, ético y jurídico", ha agregado.
Así, ha hecho referencia a los fundamentos jurídicos recogidos, en su opinión, en la Constitución y en varias sentencias del Tribunal Constitucional, que argumentan que la vida del concebido y no nacido encarna un valor "fundamental" y es una "vida distinta" a la de la madre y que merece protección desde el primer momento y, sólo, en el momento en el que se produce una ruptura del equilibrio entre los derechos de la madre y del no nacido, pueden entenderse las excepciones que se recogen en la ley que ha presentado el Gobierno.
"No existe un derecho al aborto, ni en España ni en la normativa internacional de carácter vinculante y con eficacia jurídica en nuestro país y ahora pretenden llamar a la puerta de Europa. Ojalá lo hubieran hecho antes y nos hubiéramos ahorrado esta ley tan tremendamente radical", ha sentenciado, a la vez que ha precisado que el Parlamento Europeo rechazó hace poco que el aborto pudiera ser un derecho, a propuesta de una diputada socialista.
Mientras, la 'número dos' del PSOE, Elena Valenciano, ha destacado que este debate es "grave" y "penoso", al tratarse de derechos "conquistados". "Nos quieren llevar tres décadas atrás por una exigua minoría de la sociedad española. Un retroceso sin precedentes porque este Gobierno ha decidido dejarse arrastrar por el ala dura, la misma que se opuso en 1985 y en 2010 a la Ley del Aborto", ha criticado.
Rerforma "vergonzosa, machista e impropia"
Valenciano defiende también que la mayor parte de la población española es contraria a esta reforma legislativa, "vergonzosa y machista", e "impropia" del siglo XXI porque trata a las mujeres como personas "incapaces", les arrebata una decisión que les corresponde y presenta a las mujeres como seres que necesitan de asesoriamiento, informes y adoctrinamientos, dentro de una "carrera de obstáculos" para las que desean abortar legalmente.
Desde la Izquierda Plural, Caridad García Álvarez, ha denunciado que nunca se ha pretendido obligar a alguien a abortar y nadie tiene derecho a imponer nada sobre esta materia, si no a dar cobertura legal a estas prácticas dentro del sistema sanitario. En este punto, ha recomendado a los diputados del PP que lean el artículo de la Sociedad Española de Neuropsiquiatría que resalta que "la mujer que aborta no sufre enfermedad legal sino que es una decisión libre de las mujeres y es a quién compete la decisión".
"No puede haber un proyecto más reaccionario que éste, que no sólo desde la izquierda estamos sorprendidos sino también desde la propia derecha", ha subrayado la diputada del BNG, Olaia Fernández, que ha registrado las peticiones de comparecencia junto a la Izquierda Plural. Al mismo tiempo, ha alertado del nivel de "involución" que representa el proyecto de ley" y ha recordado el consenso alcanzado en la ley de 2010.
CiU: Voto separado de Uniò y Convergencia
La formación nacionalista calatana de CiU vota por bloques en materia de Aborto. Así, han hablado por parte de Uniò, Josep Sánchez Llibre, quien ha criticado el oportunismo del Gobierno antes las europeas para presentar la reforma, a la vez que ha admitido que hasta no conocer los informes de los órganos consultivos no dará su apoyo a la ley.
Mientras que desde de Convergència, Pere Macias, ha animado al resto de grupos a que den libertad de voto a sus diputados, igual que sucede en su partido. A su juicio, esta ley es un "viaje de regreso al pasado oscuro y lejano", además de "un texto pésimo, clasista, injusto, éticamente reprobable, de muy difícil cumplimiento, hipócrita y cruel con las mujeres y padres".
Rosa Díez, de UPyD, ha destacado que hasta la fecha se ha producido un debate "grotesco", cuando la última persona en decidir debería ser la mujer. "No es un debate de izquierdas o de derechas. Va mucho más allá y estamos en contra del fondo y de la forma de la ley, defendemos una ley de plazos, aunque entendemos que puede haber otra posición pero no nos dejan debatirlo. Es un derecho personal y por tanto hay que regularla para toda la sociedad", ha lamentado.
Por su lado, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, ha subrayado que el aborto es "complicado" y que hay que legislar "para todos". Por ello, ha señalado que no comparte la premura con la que el Ejecutivo ha presentado la ley, ni tampoco el contenido de fondo de la misma.
Desde Amaiur, Jon Iñarritu ha alertado de que con esta ley España se situaría entre los países "más restrictivos" en la materia, aparte de suponer "un ataque a la autonomía de las mujeres".
A juicio de Joan Tardà, de ERC, Rouco Varela y Gallardón "quemarán eternamente en el infierno porque si abortar es matar cómo es que han esperado dos años después de que se constituyera el Gobierno conservador". Así, considera que el PP pretende "encarcelar" los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. "Se van a comer con patatas esta ley porque serán las mujeres que votan al PP se sumarán a las que no van a permitir que se encarcelen sus derechos", ha concluido.