Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Leiceaga garantiza "un cambio en profundidad" en Galicia mientras Feijóo "sólo quiere seguir gobernando"

Pedro Sánchez apela a concentrar el voto de la izquierda en el PSOE y a "desterrar" la "corrupción" de Feijóo y Baltar
El candidato del PSdeG a la Presidencia de la Xunta, Xoaquín Fernández Leiceaga, ha pedido este miércoles en Vigo el apoyo de las personas "progresistas, de izquierdas y de corazón socialista" para comenzar a partir del día 25 "un cambio en profundidad" en Galicia. Enfrente, ha advertido, el aspirante popular a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, "sólo quiere seguir gobernando" con la vista puesta en poder suceder a Mariano Rajoy.
Lo ha dicho ante unas 700 personas en el auditorio Mar de Vigo, entre las que estaban su secretario general, Pedro Sánchez, en su segunda jornada consecutiva arropando a Leiceaga por distintos puntos de la comunidad; el alcalde, Abel Caballero, y la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva.
El mitin, el primer acto de campaña en el que coinciden el regidor y Leiceaga tras la polémica abierta por la confección de la candidatura del PSOE en la provincia, comenzó con un minuto de silencio por las víctimas del accidente de tren que tuvo lugar la pasada semana en la vecina localidad de O Porriño.
A continuación, tanto Abel Caballero como Carmela Silva brindaron a Leiceaga un frío recibimiento en el que apenas pronunciaron su nombre ni pidieron el voto expresamente para convertirle en el próximo presidente de la Xunta, algo que sí hizo Pedro Sánchez. Éste lo definió como "un gran socialista" y llamó también a concentrar en él el voto de la izquierda, toda vez que el balance de las mareas es "moderadamente decepcionante".
"SIN PROPÓSITO DE ENMIENDA"
Más allá de este extremo, Leiceaga ha pedido el voto desde el convencimiento de que Galicia está hoy "peor" que hace ocho años, cuando Feijó tomó las riendas de la comunidad.
Al hilo de ello, ha criticado que el mandatario pinte "la Arcadia feliz", algo que no haría, a su juicio, si "escuchase" a los gallegos. En alusión al "banquito azul" que utilizó durante la precampaña para recorrer Galicia, ha lamentado que no le sirviese para conocer la situación real de la mayoría de gallegos: "A lo mejor sólo se sentaban los azules y no la gente normal", ha concluido, convencido de que Feijóo está "fuera de la realidad".
Es en este escenario en el que ha hablado de la "enorme demanda de cambio" que existe en Galicia, algo que, ha proseguido, el candidato popular "sabe" y por eso "esconde las siglas" de su cartelería electoral. Sin embargo, ha advertido, no tiene "propósito de enmienda".
VIGO, EN "EL LUGAR QUE LE CORRESPONDE"
Frente a las políticas de Feijóo, Leiceaga se ha comprometido a "reforzar" los servicios públicos, a apostar por políticas de igualdad entre hombres y mujeres y a atender a los que más sufren. "Quiero en toda Galicia la política de Abel Caballero en Vigo, y contribuir a lo que hace Vigo para reducir su carga financiera", ha ensalzado.
A renglón seguido, ha prometido que si accede a la Presidencia de la Xunta situará a la ciudad olívica en "el lugar que le corresponde" como "motor industrial y mayor urbe de Galicia". Asimismo, el socialista ha enfatizado que "Galicia no se entiende sin Vigo" y "no puede progresar si Vigo no progresa".
En la misma línea, ha reiterado que devolverá el Hospital Álvaro Cunqueiro al "ámbito público", pues los vigueses "tienen derecho a una sanidad pública de verdad" y a "ser tratados como los demás ciudadanos de Galicia".
"UN AVIÓN MÁS"
Por su parte, Pedro Sánchez, quien tuvo que abandonar el mitin antes de su finalización para coger un vuelo a Madrid, ha bromeado con que toma nota de que Vigo necesita "un avión más".
Al margen de ello, el líder socialista ha considerado a Feijóo "el mejor alumno del peor Rajoy" y, en consecuencia, ha apelado a "desterrar" sus políticas y la corrupción que representa con su apoyo, por ejemplo, al presidente de la Diputación de Ourense. "Baltar es a Feijóo lo que Barberá a Rajoy, por eso no le pide la dimisión", ha reprobado.
"EL VIGO SOCIAL"
Más allá de la fría acogida a Leiceaga, lo que el alcalde ha querido poner de manifiesto en el mitin es que está construyendo "el Vigo social" y, de hecho, ha retado al resto de formaciones a citar una ciudad en la que se invierta más en política social.
Y pese a que en el exterior se dieron cita una decena de personas con pancartas de Stop Desahucios, Caballero ha vuelto a aseverar que en la ciudad no hay lanzamientos y que la oficina para combatirlos se encuentra en su despacho. De igual modo, ha puesto en valor el albergue municipal que permite que, a diferencia de lo que ocurre en --ha dicho-- Madrid y Barcelona, la gente tenga que dormir "en la calle".
En la misma línea, ha destacado la puesta en marcha de becas comedor para los niños desde el consistorio como las que implantan comunidades gobernadas por el PSOE. "Si esperamos por Feijóo, los niños no comerían", ha contrastado así las políticas socialistas y populares.
También la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, ha diferenciado entre "los gobiernos para las personas" del PSOE y de "los beneficios para unos pocos" del PP. "Cuando gobernamos nosotros todo cambia", ha recalcado, desde el convencimiento de que sus políticas evidencian que se puede gobernar "sin tomar decisiones crueles".
Por último, el cabeza de lista del PSOE por Pontevedra, el vigués Abel Losada, ha expresado su deseo de que Leiceaga pueda desarrollar un proyecto similar al de Caballero desde la cúpula del Ejecutivo autonómico. "Estoy convencido de que serás el próximo presidente de la Xunta, y vamos a trabajar todos porque así sea", le ha asegurado, a lo que un asistente sentado cerca de los periodistas comentó: "pues id empezando".