Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

JxSí y la CUP rechazan la mayoría de enmiendas a su reforma del reglamento del Parlament

También manifiestan su acuerdo en abrir el Parlament desde el 15 de agosto
JxSí y la CUP han mostrado su rechazo este martes la mayoría de enmiendas de la oposición a su reforma del reglamento del Parlament durante la ponencia sobre esta modificación, y han seguido defendiendo reformarlo para tramitar por lectura única --procedimiento de máxima urgencia-- la ley de transitoriedad jurídica, una de las leyes de 'desconexión'.
Fuentes parlamentarias han explicado que JxSí y la CUP han expresado su posición contraria a las enmiendas de la oposición, que pedían evitar ese trámite de urgencia, pero no han plasmado ese rechazo en el informe de la ponencia, que se volverá a reunir el jueves para redactarlo.
Ese informe se trasladará a la comisión de reforma del reglamento, para votar las enmiendas y emitir un dictamen, aunque las enmiendas continuarán vivas hasta que se lleven al pleno y se vote definitivamente la reforma del reglamento.
JxSí y la CUP quieren que se incluya la votación en el pleno previsto para mediados de junio, algo que podría no llegar a sustanciarse si, tras publicarse el dictamen de la comisión en el Butlletí del Parlament, dos grupos o una décima parte de diputados piden otro dictamen del Consell de Garanties Estatutàries, que tiene un mes para emitirlo.
La lectura única es un procedimiento que ya puede actualmente utilizar el Govern para tramitar proyectos ley, y la particularidad es que los grupos no pueden presentar enmiendas y el trámite se salda con una única votación.
Los grupos han redactado enmiendas pidiendo que ese trámite no pueda hacerse en leyes complejas o que, al menos, se permita a los partidos presentar enmiendas, pero es difícil que prosperen debido a la mayoría que suman JxSí y la CUP.
JxSí presentó una enmienda --pese a que la propuesta de reforma del reglamento era suya-- que pretende acortar el periodo de vacaciones de la Cámara: que el Parlament abra tras el periodo estival el 15 de agosto y no el 1 de septiembre como ahora.
En la reunión de la ponencia de este martes la CUP también ha manifestado que apoyará la propuesta, pero, como no se ha cerrado, el jueves plasmarán el pacto en el informe.
La CUP propuso que el Parlament pueda suspender tres meses a los diputados si se abre un proceso judicial contra ellos, ampliables a la espera de cómo evoluciona el proceso judicial en este tiempo, una enmienda que JxSí y la CUP se han emplazado a transaccionar conjuntamente hasta el jueves.