Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De Sofia a Letizia, el otro relevo en la corona

Primero doña Sofía y a los pocos segundos salía del siguiente coche la Princesa de Asturias. Después de años así: caminando unos pasos por detrás de la reina, ahora ha llegado el turno de doña Letizia. Tan difíciles de comparar como su forma de vestir en la ceremonia de abdicación: ella repitiendo un vestido de su modisto de cabecera, Felipe Varela, y la reina fiel a sus tonos discretos, de gris perla. Dos perfiles, dos formaciones, muy diferentes: la reina, educada como princesa y que nunca ha renegado de su papel de consorte, de ser la mujer al lado del rey, porque él es el monarca, frente a doña Letizia que, tras los tropezones iniciales dicen muchos, que no ha dejado de trabajar para estar a la altura de su suegra. En público siempre se han mostrado relajadas, con la reina pasándole el brazo por los hombros o riéndose juntas. Y cuando hace unos días le preguntaron a la reina qué debía hacer su sucesora, doña Sofía se lo puso fácil asegurando "Que siga igual. Es muy competente y encantadora. La quiero mucho". Y le deja el listón muy alto. La última nota de la reina Sofía en las encuestas era la mejor de toda la clase: un siete, por encima de políticos, artistas e incluso de su propio hijo.