Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Pedraz procesa a cinco militares norteamericanos por el asesinato de Jose Couso

Imagen del cámara asesinado en Irak, José CousoTelecinco


El Juez Pedraz procesa en el caso que estudia la muerte del camara de Telecinco Jose Couso a los tres norteamericanos implicados en la muerta del cámara de Telecinco Jose Couso, el sargento THOMAS GIBSON, el capitan PHILIP WOLFORD y el teniente coronel PHILIP DE CAMP.  Los dos últimos autorizaron el 8 de abril del 2003 un ataque contra el hotel Palestina de Bagdag. El sargento Gibson efectuó desde su carro de combate un disparo contra el hotel que causó la muerte de los cámaras de televisón José Couso y Taras Protsyuk e hirió de gravedad a otros tres periodistas. Además pide una comisión rogatoria a las autoridades norteamericanas con copia de esta resolución a fin de poner en conocimiento del Jefe del Cuartel General y Comandante de dicha 3ª División Buford BLOUNT, y del Jefe de la 2ª Brigada de dicha División, Coronel David PERKINS los hechos y delitos que se les imputa.
Pedraz llega a la conclusión de que hubo un plan para evitar que los medios de comunicación informaran sobre la operación norteamericana desplegada en la capital iraquí. Asegura también que el tanque en el que se encontraban los tres militares y que realizó el disparo contra el Hotel Palestina contaba con dispositivos de visión con los que podía apreciarse con total claridad las personas que se encontraban en las ventanas.
El magistrado imputa, además, en este nuevo auto, a otros dos militares. Explica que ignora qué autoridad dió la orden de disparar pero considera que ésta pudo ser transmitida por los dos nuevos imputados.
El juez solicita además a los soldados estadounidenses que presten fianza de un millón de euros en previsión de la posible responsabilidad civil a la que se enfrentarían en caso de resultar culpables del delito por el que se les procesa.
Pedraz se desplazó el pasado mes de enero a la capital iraquí para comprobar in situ la posición del tanque norteamericano y la visión que desde él se tenía de las ventanas del hotel donde se encontraba el cámara español.