Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont sobre Fernández Díaz y De Alfonso: "Estamos ante un GAL mediático"

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado que la conversación entre el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC), Daniel de Alfonso es "un GAL mediático que tiene un 'señor X' que es el señor Fernández Díaz y probablemente otro 'señor X' que se llama Rajoy". Por su parte, el vicepresidente del Govern y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha pedido la dimisión del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, por considerar que estaba al corriente de estos "actos criminales".

o ha dicho en declaraciones a medios en la entrega de diplomas de la XXIX promoción del curso de formación básica para policías 2015-2016, celebrado en el Instituto de Seguridad Pública de Cataluña (ISPC) de Mollet del Vallès y en el que se han graduado 177 policías locales.
Puigdemont ha añadido: "No sé si es normal que un ministro se interese en cómo puede desestabilizar a rivales políticos. En la democracia que estamos construyendo en Cataluña esto es muy anormal. En la democracia que se ha consolidado en España parece ser que esto es muy normal".
Pide dimisiones
El presidente de la Generalitat ha dicho que Fernández Díaz "debería dimitir inmediatamente como ministro y como candidato" y que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, debería comparecer voluntariamente en el Congreso para explicar el alcance de las acusaciones.
En cuanto al Parlament, considera que "tiene que llamar a todas las personas implicadas para escucharlas y tomar las decisiones oportunas": al director de la OAC, al ministro y --en palabras suyas-- a algún elemento privado que aparece citado en las conversaciones.
"Que nadie se despiste: estamos ante uno de los escándalos más grandes que ha habido en los últimos años", según Puigdemont, y ha dicho que medios públicos han sido puestos a disposición de irresponsables institucionales a partir de criterios políticos basados en la construcción de una guerra sucia.
Puigdemont ha asegurado tener derecho a sospechar y a exigir explicaciones sobre "si cuando registraban la sede de CDC lo hacían con esta intención" y si --en sus palabras-- obedecía o no a la construcción de este relato incriminatorio contra el proceso de independencia de Cataluña.