Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordi Pujol: "No he sido un político corrupto"

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha negado este viernes que haya sido un político corrupto y haber recibido dinero a cambio de decisiones político-administrativas durante sus 23 años al frente de la institución.  Ha defendido que son años en los que el único sueldo que cobró fue el que le correspondía por el cargo que ocupaba: "No he sido un político corrupto".  A pesar de la insistencia de los grupos parlamentarios quienes, a excepción de CiU, le han reclamado datos de la herencia, el origen de sus fondos o desmentidos de determinadas informaciones periodísticas, Pujol se ha negado a responderles asegurando en su réplica que "si todo hubiera sido tan corrupto no se hubiera aguantado".

En su discurso ante la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament (CAI), ha asegurado que no ha hay corrupción ni trato de favor en el origen de los fondos en el extranjero sin regularizar que ha tenido su familia durante 34 años, ni sobre toda su trayectoria.
"La existencia de dinero en el extranjero puede ser muy criticada pero no presupone que su origen sea ilícito. No salió del erario público", según Pujol, que ha defendido que en su etapa al frente de la Generalitat intentó establecer puentes, buscar soluciones, evitar conflictos políticos y sociales y conciliar intereses, pero sin corrupción.
"Esto lo he hecho mucho, y en conjunto estoy satisfecho. Es el trabajo de un político que gobierna, pero para este trabajo nunca he cobrado, al margen de lo que era mi sueldo", ha explicado, tras destacar que también debe explicar quién era su padre y la relación que tenía con él para dar solidez a sus argumentos.
Ha asegurado que ni la situación judicial ni la comprobación fiscal y tributaria en la que se encuentra "limitará ni condicionará" sus explicaciones ante el Parlament, y ha remarcado que, más que de herencia, debería hablarse de un dinero legado por su padre a él.
Además de exponer que las mayores recriminaciones son las que se hace a sí mismo, ha recordado los orígenes modestos de su padre, aunque, gracias a que era un hombre espabilado, se introdujo en la bolsa y pudo ganarse muy bien la vida y mantener buenas relaciones con industriales del sector del algodón, muy importante en los años 50.
Según él, los negocios que impulsó su padre le llevaron a convertirse en un hombre rico, también en 1980 cuando murió, y ha relatado que ambos mantenían una relación especial, "hasta de cierto secretismo en todo".
Defiende a su padre
Comparecencia de Jordi Pujol ante el Parlamento de Cataluña por sus fondos no declarados
Ha añadido que, en plena dictadura franquista, su padre consideraba demasiado arriesgado que su hijo entrara en el campo económico y político, pero que siempre le apoyó, también cuando le encarcelaron, demostrando así que era un hombre "valiente".
Sin embargo, ha mantenido que su padre quedó tocado y tuvo miedo, por lo que llegó a la conclusión que la mejor solución era mantener un dinero en el extranjero: "Lo hizo en un momento en que podía, en un momento favorable, antes de la crisis bancaria de los años 80, que afectó muy gravemente al patrimonio familiar".
Pujol ha dejado claro que no decidió introducirse en política para ganar dinero porque dinero ya tenía, y que si lo hizo era porque quería cumplir su "obsesión" de tirar adelante un proyecto para Catalunya, al que ha dedicado su vida y recursos, y por el que ha perdido mucho.
"Mi padre tuvo este dinero fuera con una mentalidad de reserva, de rincón, no para hacer negocios ni para incrementar el depósito. Lo hizo en previsión de que llegaran malos tiempos", ha aclarado el expresidente de la Generalitat, insistiendo en que su padre actuó por miedo ante las perspectivas económicas y políticas que se pudieran derivar entonces, y no por codicia.
También ha añadido que él tuvo miedo de que el proyecto político que quería para Cataluña, y que necesitaba instrumentos importantes, fracasara por falta de recursos económicos y no tuviera ayuda de origen internacional.
Preguntas de los grupos parlamentarios
Finalizada la intervención inicial de Pujol ha comenzado el turno de los grupos parlamentario. El primero en tomar la palabra ha sido ERC. Su diputada  Gemma Calvet le ha recordado que su confesión de haber tenido dinero en el extranjero sin regularizar más de treinta años provocó "decepción e indignación" a la ciudadanía catalana.
Producto de este sentimiento le ha planteado algunas preguntas para que el expresidente le dé respuesta en su turno final: ¿por qué no regularizó este dinero desde 1980?; ¿por qué su familia ingresó hace poco 3 millones de euros en la Banca Andorrana?, y ¿por qué se decidió a confesarlo en este momento?
A continuación, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha acusado a Pujol de que "ha sembrado la sospecha en la política catalana" al confesar ocultación de dinero al fisco más de 30 años, motivo por el que este viernes comparece en el Parlament. Asimismo, le preguntó si el dinero evadido en Andorra procedía de la venta de acciones de Banca Catalana antes de su quiebra.
El líder socialista le ha pedido aclarar el volumen total defraudado a la Hacienda pública tanto por él como por su familia; que presente documentos que así lo acrediten; y que desmienta si el dinero confesado proviene de la venta de acciones de Banca Catalana antes de entrar en quiebra.
La líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha acusado este viernes al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol de no aclarar nada en su comparecencia ante el Parlament, y le ha negado cualquier credibilidad al haber "engañado a los catalanes" más de 30 años.
Además, le ha preguntado si el origen de los fondos en el extranjero son comisiones por la adjudicación de obra pública; y si una de las dos personas que gestionaban esos fondos era el padre del actual presidente, Artur Mas.
Por su parte, el líder de ICV-EUiA, Joan Herrera, ha pedido al expresidente Pujol que "tire de la manta" y ha considerado inverosímil su versión de que su fortuna en el extranjero procede de una herencia.
También le ha planteado una serie de preguntas para que el expresidente responda en su segundo turno de intervención: quiénes eran los administradores de la fortuna, y que entregue el supuesto documento que acredite que el dinero procede de una herencia.
Albert Rivera, líder de C's, ha preguntado al expresidente de la Generalitat si el actual presidente, Artur Mas, estaba al corriente de "todo lo que pasaba" y de las cuentas que la familia Pujol tenían en el extranjero.
Rivera no se cree que los fondos de la familia Pujol en el extranjero no tengan nada que ver con su actividad al frente del Govern, y le ha preguntado si está pactando con instituciones del Estado para exculpar a su mujer y a sus hijos.
El diputado de la CUP en el Parlament David Fernàndez ha hecho una dura intervención contra el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol asegurando que "el proceso (soberanista) enterrará el pujolismo" pese al legado de fraude que deja a los catalanes.
Fernàndez ha pedido que aclare las acciones presuntamente ilícitas de su familia, si su partido se ha financiado de forma ilegal, y ha comparado a Pujol --por su confesión de dinero sin regularizar en el extranjero-- con el expresidente del Palau de la Música Fèlix Millet, llamándole además "ladrón de guante blanco".
La intervención de grupos parlamentarios ha sido cerrada por el portavoz de CiU en el Parlament, Jordi Turull. Turull ha reiterado que desaprueba los hechos confesados por el expresidente de que tuvo dinero sin regularizar en el extranjero 34 años, pero ha dejado claro que la federación no renuncia ni reniega del proyecto político que impulsó durante sus 23 años de gobierno.
Según Turull, las explicaciones de Pujol evidencian que los hechos confesados afectan "a la esfera personal del político y no a su acción política", y que, tras sus palabras, todos saben más sobre lo sucedido.
Bronca final a los grupos políticos de la cámara
Finalmente, Pujol ha respondido a los grupos del Parlament gritando enfadado, reprochándoles que le acusen de una gran corrupción, y ha alegado que así no hubiera aguantado su Govern de 23 años: "Si todo hubiera sido tan corrupto no se hubiera aguantado".
Para él, "hay un punto de frivolidad y de liarlo todo" en contra suya y de CiU durante las intervenciones de los grupos por su comparecencia, a raíz de su confesión de tener dinero en el extranjero sin regularizar.
Les ha replicado que su comparecencia estaba convocada para hablar precisamente de su confesión de fondos sin regularizar en el extranjero, no de corrupción de sus gobiernos, que además ha negado.
"Estoy tan excitado porque me dan pena algunas cosas que se han dicho y la 'audacia' de algunas cosas que se han dicho", ha añadido para justificar el tono alto de sus palabras durante los primeros minutos de su réplica conjunta a los grupos, en los que ha visto frivolidad y voluntad de liarlo todo, porque le han preguntado sobre cobro de comisiones más allá de sus fondos en el extranjero.
Pujol ha censurado que haya partidos que quieran dar una imagen de que todo en Catalunya era un desastre, y ha advertido de que, si todo fue tan mal durante tantos años, significaría que la oposición también era un desastre: "Y no lo era. El país no era un desastre; ni lo era ni lo es. Y CiU tampoco".
El expresidente ha tachado de "grave falta, no intelectual, sino moral", que algunos grupos difundan una actitud de desmoralización a través de mentiras, y ha sostenido que debe mantenerse el respeto a las instituciones catalanas pese a los fallos que puedan tener.
Contento de comparecer
Ha enmarcado en el respeto al Parlament su decisión de comparecer aunque la Cámara le reprobase con una propuesta de resolución aprobada en el pleno, una decisión que ha lamentado y que le hizo pensar si debía comparecer o no, ha dicho.
"Hubiera sido más lógico que yo hubiera cancelado mi compromiso de comparecer", según él, y ha añadido que no hubiera sido el primero ni el segundo en negarse a dar explicaciones ante la Cámara, en alusión a la líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho.
Sin embargo, ha comparecido por respeto a una institución por la que él y muchos otros lucharon durante mucho tiempo para recuperarla: "Aunque es un debate duro para mí, estoy contento".
"Me he desnudado"
Ha explicado que nadie le pedía que confesara la existencia de cuentas en el extranjero y que lo hizo porque tuvo la "necesidad moral" de hacerlo, una decisión que --ha dicho-- no se puede tomar a la ligera.
"Me he desnudado ante la opinión pública", ha añadido Pujol, que ha esgrimido que no cree que se vayan a ver muchos casos parecidos de personas que se desnudan así ante la opinión pública de un país.