Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joana Ortega dice que se reunió con Santamaría días antes de convocarse el 9N para dialogar un acuerdo

Considera un error el lema 'España nos roba' aunque existe ese "sentimiento"
La exvicepresidenta de la Generalitat inhabilitada por la consulta soberanista del 9N, Joana Ortega, ha explicado este miércoles que se reunió en Madrid con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, días antes de convocarse esa consulta de 2014, para dialogar un acuerdo.
Lo ha dicho en el ciclo de diálogos 'España plural, Cataluña plural' de la Asociación de Periodistas Europeos y la Fundación Diario de Madrid, y que ha acogido el Colegio de Periodistas de Cataluña, donde ha debatido con el exministro de Exteriores José Manuel García-Margallo.
Joana Ortega ha asegurado que se reunió con ella de forma sincera y sin avisar a la prensa, para poder encontrar soluciones sin presiones externas: "He defendido siempre el diálogo y la moderación".
Así, ha reiterado que su voluntad y de la Generalitat siempre fue buscar un acuerdo, y ha mostrado su perplejidad por que una consulta política sin "efectos vinculantes" haya derivado hacia una inhabilitación de 21 meses y 30.000 euros de multa.
PACTAR EL REFERÉNDUM
Respecto al referéndum que ahora prevé el Govern, ha abogado por que el soberanismo insista en pactarlo con el Estado en vez de una declaración unilateral de independencia desde el Parlament: "No creo que la solución sea una declaración unilateral".
Ortega ha recalcado que hacer un referéndum de manera pactada es como se hace "civilizadamente en democracias maduras", aunque lamenta que el Gobierno central se niegue.
Pese a rechazar la vía unilateral, ha cargado contra la actitud permanente del Estado hacia el proceso soberanista, y ha criticado la sentencia contra ella por el 9N: "He actuado con respeto a la ley y creo que la ley no me ha respetado".
Primero ella y luego una periodista han preguntado a Margallo si considera justa la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que la inhabilitó, y ha respondido que no valora sentencias de tribunales independientes: "No lo he hecho en mi vida ni lo voy hacer".
La exvicepresidenta del Govern y exdirigente de Unió ha criticado que, mientras a ella se le ha juzgado por desobedecer al TC, el Gobierno central no ha aplicado 74 sentencias en su contra del mismo alto tribunal: "Otros incumplen sistemáticamente y no pasa nada".
Ortega ha reprochado al Gobierno seis errores que, a su juicio, alimentan el proceso soberanista: rechazo a cualquier consulta sobre el futuro de Cataluña; judicializar la política; "sacralizar la Constitución"; impugnar el Estatut que el TC recortó en 2010; rechazar el pacto fiscal que el entonces presidente catalán Artur Mas buscó en 2012, y recentralizar competencias.
ERRORES PROPIOS
Como ha hecho el exministro Margallo en su intervención, la exvicepresidenta también ha admitido errores propios en las filas del Govern y de su partido, y ha considerado que uno de ellos fue no censurar el eslogan 'España nos roba' que se instaló en la política catalana.
"Aunque es un sentimiento que la gente tiene, fue un error darle valor a aquella frase", ha concluido Ortega sobre este eslogan, que introdujo en el Parlament --en la legislatura 2010-2012-- el partido Solidaritat per la Independència, y que generó polémicas.
Sobre las relaciones entre gobiernos por el proceso soberanista, ha admitido que "han faltado gestos y han sobrado actitudes un poco prepotentes", y ha rechazado que la política se aborde con radicalismo.