Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Solana lamenta que España se haya "escondido" en la acogida de refugiados

Ve "insensato" a Trump por decisiones como cuestionar la integridad territorial china
El exsecretario general de la OTAN y exalto representante de la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Javier Solana, ha lamentado este miércoles que España se ha "escondido" en su obligación de acoger refugiados.
"No hemos sido generosos en acoger a los refugiados; nos hemos escondido bajo las normas", ha explicado durante un acto en el Palau Macaya de Barcelona organizado por la Asociación de Becarios de La Caixa.
Sitúa como origen de la crisis de los refugiados la incapacidad de las potencias internacionales de poner fin a la guerra de Siria, y ha pronosticado que la situación de las últimas semanas en Alepo aún generará "más refugiados".
Ha recordado que, desde la II Guerra Mundial y por mandato de la ONU, "todos los países" miembros de Naciones Unidas deben acoger a los refugiados por ser inmigrantes de conflictos armados, una obligación que no existe en el caso de inmigrantes por motivos económicos.
Solana ha dicho que el acuerdo de Rusia y Turquía para evacuar Alepo es un "alivio, pero no la solución" definitiva que se necesita para la crisis humanitaria en la ciudad, y ha lamentado que Estados Unidos y Europa hayan estado ausentes de este acuerdo.
El también exministro español ha atribuido a una misma causa la crisis de refugiados, el Brexit y la elección de Donald Trump como presidente estadounidense: el enfrentamiento entre las grandes potencias en la primera parte del siglo XXI, ya que no ve unidad al afrontar los grandes problemas del mundo.
Solana sitúa la desunión de las potencias en la invasión de Irak de 2003 que materializó Estados Unidos sin el aval de Naciones Unidas, y que para él fue un disparate: "Fue una separación entre la familia internacional, la europea, la nacional e incluso la familia".
Ha explicado que, cuando era secretario general de la OTAN y el dictador sirio Bashar al Assad era un oftalmólogo afincado en Londres, cultivaron una cierta amistad, y que, días antes de que estallara la Primavera Árabe, le pidió que "no se metiera en grandes líos".
COSMOPOLITISMO
Para él, uno de los grandes problemas de la Humanidad es que ha crecido mucho el valor de la identidad, algo que ve muy manipulable, y ha pedido más sentimiento cosmopolita: "No nos podemos cerrar cada uno en nuestra concha".
"Vamos a trabajar juntos", ha dicho Solana sobre las grandes potencias mundiales, y ha apuntado que otro problema fundamental es la reducción de las clases medias en muchos países por una aumento exponencial de la desigualdad.
CRÍTICAS A TRUMP
Se ha mostrado muy crítico con Donald Trump, al que califica de "insensato" por decisiones como telefonear a la presidenta de Taiwan, lo que a su juicio cuestiona la integridad territorial de China y supone desestabilizar el mundo.
"Al lío que ya hay escrito, inmediatamente Trump genera un lío con China. Es incomprensible lo que estamos viendo", ha afirmado sobre la nueva administración norteamericana, y también ha cargado contra los principales cargos designados por el presidente electo.
Considera que Trump, al que acusa de no distinguir entre la esfera pública y sus negocios privados, ha errado al situar en puestos estratégicos a más militares y a miembros de Goldman Sachs que ningún otro presidente de los Estados Unidos.
Solana también ha lamentado el Brexit, defendiendo que los países europeos deben entender que serán más potentes formando parte de la UE aunque implique ceder "voluntariamente parte de su soberanía", ya que en solitario su influencia caería en picado.