Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Fernández defiende que el coste de servicio determine el nuevo modelo de financiación

El presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández, se ha mostrado satisfecho con los acuerdos alcanzados en la Conferencia de Presidentes autonómicos celebrada este miércoles en el Senado y con el compromiso de aprobar un nuevo modelo de financiación este mismo año, que ha defendido que debe estar determinado por el coste de prestación de servicio.
Así lo ha señalado el presidente de los asturianos en una rueda de prensa una vez finalizada la Conferencia, en la que ha destacado que el nuevo sistema "debe ser asumido por el conjunto" de las comunidades autónomas para su aprobación.
Fernández ha destacado dos de los acuerdos cerrados tras la jornada de conversaciones entre los presidentes autonómicos y el jefe del Ejecutivo central, Mariano Rajoy, y ha destacado el compromiso con la sostenibilidad del Estado del Bienestar, que va a ser uno de los elementos clave para la renovación del acuerdo, para el que antes trabajará un grupo de expertos encargado de ofrecer las "fórmulas idóneas" para un nuevo sistema.
Fernández ha admitido que las "discrepancias siempre existen", pero ha expresado su confianza en que la comisión de expertos permita que el acuerdo se haga de "la manera más rápida posible".
Eso sí, ha reconocido que existen "posiciones distintas" de partida entre los territorios. Por su parte, ha defendido que se haga un análisis "detallado", una "contabilidad analítica de costes", que permita saber el coste de prestación de la unidad de servicio, sea sanitario, educativo o de servicios sociales, y que "ése sea el criterio para determinar cuál es la financiación que corresponde a cada comunidad".
Porque, ha recalcado, "no es lo mismo" el coste en "una zona urbana, con gente joven o con alta renta" que en otra que es "despoblada, con gente mayor o con renta baja", y el objetivo sí tiene que ser que todos los ciudadanos "tengan acceso a un servicio de calidad".
Así, y mientras otros territorios defienden que se tengan en cuenta otros factores que tengan más que ver con el número de habitantes, ha insistido en que el planteamiento de Asturias es el del coste por prestación de servicios.
En segundo lugar, Fernández ha subrayado el compromiso de hacer del reto demográfico "una política de Estado". El presidente ha subrayado que España en su conjunto está sufriendo este problema --Asturias "en primer lugar"-- y ha recalcado que si continúa esta situación, las consecuencias a largo plazo serán "dramáticas".
"Hay que revertir esa dirección en cuanto a la demografía, somos el país con más declive demográfico, con Japón", ha apuntado, para después defender que la solución va a necesitar "muchísimas políticas coordinadas, porque se debe a fenónomenos muy complejos".
Según ha explicado, el propio presidente del Gobierno ha puesto el ejemplo de Japón y él le ha matizado que la diferencia es que en ese país hay un "acuerdo tácito" de su sociedad de no incorporar inmigrantes para paliarlo y "esto no ocurre" en España "afortunadamente".
Fernández ha explicado que no quiere decir que la inmigración sea "la solución a largo plazo", pero ha apuntado que es un factor a tener en cuenta.
PRIMERA REUNIÓN SOBRE DEMOGRAFÍA, LA PRÓXIMA SEMANA
En cualquier caso, ha insistido en que es un debate de mucho calado que preocupa a todo el país y, en particular, a las comunidades más afectadas, Castilla y León, Aragón y Galicia, además de Asturias, que ya tendrán una reunión la próxima semana junto con Presidencia del Gobierno para "comenzar con ese análisis".
Además, y por lo que se refiere al debate sobre la armonización fiscal, Fernández ha destacado que el acuerdo es que este asunto sea también analizado por los expertos, aunque ha admitido que ha habido posiciones distintas.
Según ha dicho, aunque la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, no ha hablado de ordinalidad --sí lo ha hecho la de Baleares, la socialista Francina Armengol, ha apuntado-- se le ha planteado que "hay que incidir en los costes de prestación de servicios más de aquello que está recaudando".
"La idea que a veces parece que flota en el ambiente es que se quiere transferir menos, pero eso no me parece lo razonable, lo razonable es que lo que pidas tenga que ver con el coste de prestación de tu servicio", ha insistido.
Su planteamiento, que comparten otras comunidades autonómas, es que se debe "exigir unos costes suficientes para mantener ese coste de servicio, independientemente de la recaudación que pueda tener de los impuestos del Estado".