Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las presuntas asesinas de Isabel Carrasco se niegan a declarar

Fue este lunes a las 17:17 horas, ante los ojos de un policía jubilado que vio como dos mujeres abatían a tiros a Isabel Carrasco. Antes de huir, el exagente las siguió por el centro de León hasta la calle Colón. En este punto, madre e hija se separaron. La hija despareció en alguna calle de la zona y el expolicía siguió a la madre. Monserrat llegó hasta el coche y esperó a su hija durante 7 minutos. Primero la madre, luego la hija fueron detenidas. Son los testigos,  los que han dibujado la secuencia, ellos vieron la detención, oyeron hablar de un arma, pero de esa pistola, ni rastro. Ni en el coche, ni el río. Los policías la han buscado a fondo en el agua, en la orilla, con detectores o escarbando. Sin resultado. Y ellas no dan información, aunque la policía ha hallado restos de pólvora en las manos de la madre, Monserrat, de 55 años, esposa del jefe de policía de Astorga. Ni ella, ni su hija, Triana, ingeniera de telecomunicaciones de 35  colaboran con los investigadores, que las mantienen separadas, en comisarías distintas, desde el momento de la detención.