Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Interior retira el equipo de 4 agentes que aún custodiaban al expresidente del CGPJ Carlos Dívar, que dimitió en 2012

Fue víctima de un intento de atentado por parte de ETA en la Nochebuena de 2003, siendo presidente de la Audiencia Nacional
El Ministerio del Interior ha retirado esta semana la escolta de cuatro agentes que aún custodiaban al expresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Carlos Dívar desde que éste dimitiera de su cargo en junio de 2012. Fue el primero en dejar este puesto en la historia de la democracia, tras conocerse que cargó a los presupuestos de este órgano parte del coste de una treintena de viajes que realizó en fines de semana por valor cercano a los 28.000 euros.
Fuentes jurídicas han confirmado a Europa Press que la medida se ha adoptado tras considerarse que el riesgo respecto a esta persona ha desaparecido y no se considera procedente la medida de especial protección.
Carlos Dívar, que cumplió 75 años el pasado mes de diciembre, comenzó su carrera jurídica ejerciendo como magistrado en distintas localidades como Castuera, Durango, Orgaz y San Sebastián. En 1980 fue nombrado titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, donde fue designado como presidente 21 años después, en 2001.
Dívar mantuvo este cargo hasta su nombramiento como presidente del Tribunal Supremo y del órgano de Gobierno de los jueces en septiembre de 2008, puesto para el que fue elegido por unanimidad por los veinte vocales del CGPJ a propuesta del entonces presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.
En la Nochebuena de 2003 Dívar sufrió un intento de atentado de la banda terrorista ETA que planeó acabar con su vida durante su desplazamiento diario desde su domicilio hasta la Audiencia Nacional. La acción fracasó debido a que su comitiva empleó aquel día un trayecto diferente al habitual. Dívar atribuyó su salvación "a la intercesión de la Virgen de Fátima".