Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Urkullu afirma que reparar el dolor causado es "fundamental" para la convivencia

Pide confianza en "la Euskadi de verdad" ante la incertidumbre por la crisis "brutal"

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, ha advertido de que "la paz definitiva solo llegará con la plena normalización en la convivencia", por lo que "el reconocimiento del dolor causado, la asunción de la responsabilidad y la reparación" son "retos fundamentales".
Urkullu ha presidido este sábado, frente al cementerio de Santa Isabel, en Vitoria, un homenaje del PNV al poeta Esteban Urkiaga, 'Lauaxeta', fusilado el 25 de junio de 1937 por las tropas franquistas ante los muros de este camposanto.
El líder del partido 'jeltzale', que ha estado acompañado por el presidente de la ejecutiva alavesa, Xabier Agirre, ha recordado a Lauaxeta, a las víctimas del Bombardeo de Gernika -del que este año se cumple también el 75 aniversario-- y a otros damnificados de la Guerra Civil y la dictadura franquista.
Junto a la memoria de estas personas, ha querido recordar "a quienes bajo el pretexto de la libertad de nuestro pueblo fueron sometidos, igualmente, a una persecución terrorista de sangre y fuego, de desolación y silencio".
En referencia al "cese definitivo" del terrorismo anunciado aquel día por ETA, ha destacado que desde el 20 de octubre de 2011 "cada día que pasa consolida la esperanza en un futuro prometedor, en el que la violencia desaparecerá para siempre de nuestra preocupación colectiva".
Urkullu ha subrayado que "el bien superior de la paz está siendo conquistado" y que está en manos de los vascos "convertirlo en un valor duradero y sólido sobre el que construir una nueva convivencia".
Frente a la "tentación" de creer que el terrorismo y sus consecuencias "pasaron para siempre", y que a partir de ahora se abre "un camino cómodo y sin obstáculos", ha advertido de que, al margen de la "ausencia de expresiones de violencia", el avance hacia la paz "verdadera" tiene "muchos más elementos básicos que consolidar".
"Tenemos que seguir dando pedales, porque no nos podemos permitir el lujo de quedarnos donde estamos, de pararnos. La paz definitiva solo llegará con la plena normalización en la convivencia", ha manifestado.
El dirigente del PNV ha subrayado que "el reconocimiento del daño causado, la asunción de la responsabilidad, la reparación del daño, el respeto a todas las ideas y a la pluralidad, la renuncia a la imposición como elemento fundamental de dominación, el diálogo y el respeto a las mayorías y minorías son retos fundamentales" que hay que afrontar.
"Crisis brutal"
Urkullu también se ha referido a la crisis económica y a los momentos "convulsos" que se viven en Europa. Según ha reconocido, la "brutal" crisis ha generado entre los vascos "un sentimiento de preocupación paralizante".
Aunque ha reconocido que "hay razones objetivas para el desánimo y la ansiedad", ha pedido confianza en las posibilidades para "salir adelante. Es hora de recuperar el pulso. Volvamos a creer en Euskadi; en la Euskadi de verdad, de los valores en los que siempre hemos creído, en la confianza y el esfuerzo, el ingenio, el sacrificio y la superación".