Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las Infantas Elena y Cristina dejan de ser miembros de la Familia Real

La Familia Real en misa de Domingo de ResurrecciónEFE

La nueva Familia Real tras la proclamación de Felipe VI quedará limitada a los nuevos monarcas, sus hijas las Infantas Leonor y Sofía, más Juan Carlos y Sofía, los actuales reyes, ha avanzado un portavoz del Palacio de la Zarzuela.

Las Infantas Elena y Cristina dejarán de ser miembros de la Familia Real, y pasarán a ser familiares del Rey Felipe VI, como hoy lo son las Infantas Pilar y Margarita, hermanas de Don Juan Carlos.
La hoy Infanta Leonor pasará a tener el tratamiento de Princesa de Asturias y demás títulos vinculados al Heredero de la Corona, mientras que la hija menor de Felipe y Letizia, Sofía, seguirá siendo Infanta.
La Casa del Rey llevaba años barajando modificar la composición de la Familia Real para limitarla, incluso antes de que se produjera la sucesión, a los miembros de la familia que vivían exclusivamente del presupuesto que el Estado destina a la Corona.
La Infanta Elena y la Infanta Cristina --mientras participó en actos institucionales-- también recibían una retribución que, como no equivalía a un sueldo como en el caso de los Reyes y de los Príncipes, lo compatibilizan con otras actividades económicas en empresas privadas, un modelo de doble dependencia que sin embargo quedó en evidencia con la investigación judicial en torno a los negocios de Iñaki Urdangarin.
Una fuente del Palacio de la Zarzuela reveló en una información publicada por Europa Press en diciembre de 2011 este plan para limitar los miembros de la Familia Real. Un día después, la Casa del Rey rectificó esa información y reaccionó destituyendo al entonces portavoz de la Casa, Ramón Iribarren.
ACTO DE FIRMA DE LA LEY DE ABDICACIÓN
El todavía Rey Juan Carlos será el encargado de firmar la ley que regulará su abdicación en su hijo. Lo hará en un acto solemne en el Palacio Real que tendrá lugar el mismo día de la aprobación definitiva de la ley por el Parlamento. Según cálculos del presidente del Congreso, Jesús Posada, la ley podría estar definitivamente aprobada el 18 de junio.
A ese acto de firma de la ley en el Palacio Real acudirán también la Reina Sofía y los Príncipes Don Felipe y Doña Letizia, además de los máximos representantes de las instituciones del Estado.
Un día después, tendrá lugar la proclamación de Felipe VI como Rey en otro acto solemne en el Congreso de los Diputados, al que, en principio, no tendría que acudir el rey Juan Carlos, aunque aún no se ha tomado una decisión definitiva en este sentido, según las fuentes consultadas.
Está por determinar si, tras ese acto de proclamación, los nuevos Reyes harían un recorrido en coche por las calles de Madrid o si habrá una posterior misa de entronización, como ocurrió en el caso de Juan Carlos I.
Abierto está también si se hará aforado al Rey Juan Carlos una vez que abandone el trono. En el entorno de Zarzuela no ven muchas dificultades en que los partidos políticos así lo acuerden cuando hoy en día existen miles de aforados en España.
Don Juan Carlos no tiene previsto realizar una ronda de contactos de despedida entre las diferentes instituciones. Se espera que Felipe VI, cuando establezca su hoja de ruta, le asigne algún función a su padre, que, por tanto, seguirá recibiendo una asignación de los Presupuestos de la Casa del Rey como retribución a esas nuevas tareas.