Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En coche, hasta la puerta

La policía ha dado el visto bueno a que la infanta se ahorre, si quiere, el mal trago que vivió su marido el 25 de febrero de 2012 . Aconseja que el día 8, fecha de su citación como imputada, acceda en coche a los juzgados "por estrictos motivos de seguridad". Subrayando así que no se ha atendido a ningún otro tipo de consideración.

Le toca al juez decano decir si convalida o no ese ese permiro. Y finalmente a ella tomar la decisión final: Paseíllo sí o paseíllo no.

En idénticas circunstancias,  Urdangarin optó por bajar a pie la cuesta y, aún más, hacer un alto para hablar ante las cámaras.

A nueve días vista, el empeño de la infanta es preparar a conciencia el interrogatorio. Con sus abogados está repasando cada detalle de la causa, sometiéndose a las mil y una preguntas que le puedan formular el juez, el fiscal o las partes personadas.

El fiscal general el Estado afirmaba hoy que José Castro “nunca estará solo”, que su departamento le arropa, incluso en la discrepancia.

Todo un dato ahora que el caso Nóos enfila su momento cumbre.