Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Incidentes entre policía y manifestantes en Madrid y Barcelona

Las últimas revelaciones sobre el caso Bárcenas, han colmado la paciencia de cientos de ciudadanos que se han echado a las calles de las principales ciudades españolas hasta bien entrada la noche. En Madrid y Barcelona las protestas han terminado con disturbios y enfrentamientos entre policías y manifestantes. En la capital 12 personas han resultado heridas y hay un detenido.

En Madrid los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), conocidos como antidisturbios, han intervenido contra los tras un incidente con el conductor de un vehículo que se ha negado a detenerse ante los participantes en el acto de protesta en la zona de la plaza de Cibeles.
Los agentes antidisturbios han acudido rápidamente al lugar y han empujado a algunos de los manifestantes congregados, lo que ha hecho que estos respondieran con insultos. Finalmente, los policías han hecho uso de sus porras contra los congregados y han golpeado a algunas personas.
Así, un chico ha recibido un golpe por parte de la Policía y ha caído al suelo, momento en el que ha agarrado a uno de los agentes, que ha seguido durante breves segundos golpeando al joven tendido en la calzada.
Esto ha provocado la indignación de los manifestantes, que han comenzado a lanzar botellas y latas contra los agentes y a insultar a la Policía. El chico herido se ha dado la vuelta y, colocándose entre los participantes en la protesta y los agentes, ha hecho un llamamiento a la calma.
Los enfrentamientos han terminado con una persona detenida y 12 heridos, 7 de ellos policías.
Máxima tensión en Barcelona
En Barcelona las protestas han terminado también con disturbios, aunque sin heridos ni detenidos. Varios manifestantes han tirado vallas contra los agentes llegándose a vivir momentos de máxima tensión.
Centenares de personas se han concentrado ante la sede del PP en Barcelona para protestar contra la corrupción y contra el Gobierno de Rajoy.
Los momentos de máxima tensión se han vivido cuando algunos de los manifestantes han zarandeado las vallas que protegían la sede del PP llegando, incluso, a tirárselas a los agentes.
A pesar de la violencia de algunos manifestantes, la policía se ha alineado ante los indignados, sin cargar contra ellos. La protestas ha terminado con una sentada.