Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Illa (PSC) da la bienvenida a la propuesta de Puigdemont, pero plantea dudas sobre la sinceridad del ofrecimiento

El secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, ha dado la bienvenida al ofrecimiento del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de comparecer en el Congreso para exponer su proyecto independentista, si bien ha dudado de la sinceridad del ofrecimiento del presidente catalán, que hace una semana fijó el próximo 1 de octubre como fecha para una consulta soberanista.
A su llegada al Palacio de Congresos de Madrid, donde se celebra el 39 Congreso del PSOE, Illa señalado que el diálogo significa la "salida al callejón sin salida en el que se encuentra Cataluña", si bien ha duda de la voluntad negociadora de la Generalitat dando que Puigdemont "ya ha anunciado fecha y pregunta" para el referéndum de independencia.
"Todo lo que signifique dialogo y buscar formatos institucionales nos parece bien, pero pedimos sinceridad a todo el mundo, al Gobierno por un lado y a la Generalitat por otro", ha destacado.
"Bienvenido sea el ofrecimiento", ha afirmado el socialista catalán, al tiempo que ha pedido claridad al Puigdemont para que demuestre que no "es un número, un gesto vacío o una autojustificación".
Este viernes el presidente de la Generalitat ha enviado una carta a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, en la que se ofrece a ir a la Cámara lo "más pronto posible" para participar en un debate sobre el referéndum.
"Me parece importante que todos los diputados del Congreso puedan escuchar, en tanto que máximo responsable institucional de Cataluña, las razones por las cuales hemos llegado hasta aquí", expone en la misiva a la que ha tenido acceso Europa Press.
Puigdemont responde así a la oferta que le lanzó el Gobierno central de ir a la Cámara Baja a explicar su proyecto, aunque en ningún momento alude a que su propuesta deba ser votada como sí se hizo con el Estatut o la consulta del 9N.