Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los equipos de Iglesias y Errejón vuelven a chocar por el modo de renovar el 'tribunal' de Podemos

El sistema para renovar la Comisión de Garantías de Podemos -el órgano que se encarga de dirimir los conflictos internos de la formación y velar por el buen comportamiento de sus miembros-- ha vuelto a enfrentar a los equipos del secretario general, Pablo Iglesias, y del secretario político, Íñigo Errejón. Tras días de negociaciones, no han llegado a un acuerdo al respecto y ha sido la propia Comisión la que, a petición de los 'pablistas', ha determinado cómo se elegirán y cuándo a los nuevos miembros del órgano; una decisión que no ha gustado a los 'errejonistas'.
Según han confirmado a Europa Press fuentes del equipo del secretario general, la Comisión de Garantías ha emitido un dictamen en el que establece que la renovación se votará en la asamblea presencial de Vistalegre del 11 y el 12 de febrero, y que el reglamento será el mismo que se aplicó en el congreso fundacional de Vistalegre de 2014 que, según los 'errejonistas', es insuficiente para garantizar su independencia.
En concreto, ese reglamento establece que compondrán esta Comisión las diez personas más votadas por los inscritos en una votación directa, y que no podrán optar a ser miembros quienes ya ostenten otro cargo interno en el partido. No fija, por lo tanto, incompatibilidad con cargos públicos, como pedía el equipo de Errejón.
Ante la imposibilidad de las dos principales corrientes de Podemos para llegar a un acuerdo sobre el modo de renovar este órgano, que había quedado abierto en el reglamento que se fijó para Vistalegre II, el equipo de Iglesias ha decidido elevar el conflicto a la propia Comisión de Garantías.
Aunque la Comisión ha determinado que el reglamento para renovar el órgano debe ser el aprobado en Vistalegre I, el equipo de Iglesias ha decidido que, por su parte, van a respetar algunos de los principios que pedían los 'errejonistas' y también los anticapitalistas, como la obligación de que las candidaturas a este órgano sean "individuales e independientes", es decir, que no vayan ligadas a ningún equipo, y que ningún miembro actual pueda renovar repetir su mandato.
La decisión ha generado malestar en el equipo de Errejón, que este lunes, en declaraciones a los medios, ha acusado al equipo de Iglesias y del secretario de Organización, Pablo Echenique, de actuar de manera "unilateral". Desde su equipo defendían la necesidad de ir más allá en lo tiene que ver con las incompatibilidades y de implantar un sistema de votación que garantice la independencia del órgano.