Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iceta defiende un catalanismo pactista porque el soberanismo acabará en "fracaso o desastre"

No renunciará a negociar con el Gobierno del PP demandas catalanas
El líder del PSC, Miquel Iceta, ha reivindicado este viernes un catalanismo pactista en vez de un independentismo que acabará en "fracaso o desastre", y conseguir que los seducidos por los --a su juicio-- cantos de sirena soberanistas vuelvan al catalanismo que quiere representar su partido.
En una conferencia-coloquio de Barcelona Tribuna, organizada por La Vanguardia, AED, y la Societat Econòmica Barcelonesa d'Amics del País, ha recordado el "viejo y añorado catalanismo de diálogo, negociación y pacto".
Ha añadido que un destacado exponente de aquél catalanismo es Miquel Roca, que es quien lo ha presentado en el acto de este viernes: "Cuando el 'cove' lleva vacío más de cuatro años, volver al 'peix al cove' no me parece una perspectiva nada mala. En algún momento, poco o mucho, lo hemos criticado, pero no pensábamos que podía venir la nada".
Lo ha dicho en alusión a la política de 'peix al cove' (expresión similiar a 'Pájaro en mano') que caracterizó los años de gobierno de Jordi Pujol (CiU), que pactaba con el Estado traspasos de competencias.
Según Iceta, el independentismo no tiene apoyo mayoritario y es imposible, y ha defendido aglutinar a los catalanes en favor de más autogobierno y más financiación: "¿Por qué quedarnos en el estéril proceso del postautonomismo preindependiente no soberano que nos propone JxSí tutelado por la CUP?".
Por eso, ha apostado por fortalecer un catalanismo que revierta las relaciones "conflictivas" entre la Generalitat y el Gobierno central, aprovechando la aritmética parlamentaria del Congreso, y más cuando ve al PSC como único representante actual del catalanismo dialongante, que Iceta no identifica con PDECAT ni ICV.
Ha asegurado que trabajarán por una propuesta de financiación mejor para Catalunya, pese a la "inhibición" del Govern en la negociación; presentarán propuestas en las Cortes para la promoción del catalán en una ley de lenguas y para modificar la Ley de Régimen Local con el fin de que Catalunya se organice administrativamente en veguerías; e intentarán modificar la reforma laboral.
"Y tampoco no renunciamos a intentar una negociación con el Gobierno del PP. No parecen muy partidarios, pero tampoco tienen una estrategia ni propuestas para resolver el problema de Cataluña con España", según Iceta.
Tras considerar "equivocados" el objetivo y la estrategia del Govern, ha criticado que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, rechace ir a la Conferencia de Presidentes sobre la financiación autonómica, y ha llamado a pronunciarse abiertamente a los que coincidan con su opinión.
"Me indigna esta situación tan poco inteligente y tan poco práctica y, sobre todo, tan lesiva, por omisión, para los intereses de los catalanes", ha dicho Iceta.
Ha rechazado judicializar la política, pero también que los políticos se salte la ley: "Que nadie espere la comprensión o la solidaridad" del PSC cuando alguien no las respete.
Iceta ha elogiado la trayectoria política, cívica, profesional y el 'seny' de Roca, y que Cataluña necesita esta última cualidad "más que el aire", para reconducir la situación de Cataluña en España.
ROCA: EL PSC ES "FUNDAMENTAL"
El exdirigente de CDC y ponente constitucional ha admitido que tiene "debilidad" por Iceta porque le considera fiel a sus ideas, valiente y transparente al asumir responsabilidades y determinadas propuestas.
Roca también ha recalcado que el PSC es un partido "fundamental para Cataluña, y que quien lo niegue ignora la historia de Cataluña y eleva a categoría la frase 'La ignorancia es atrevida'.
"Que Iceta lo consiga nos interesa a todos", ha puntualizado, y cree importante escuchar las propuestas que puedan hacerse sobre las relaciones entre Cataluña y el resto de España y también ha reivindicado el derecho a reflexionar al respecto.