Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Justicia belga autoriza la repatriación del cadáver de Hodei Egiluz

Hodei EgiluzEfe

El Juzgado de Amberes que investiga la muerte de Hodei Egiluz ha autorizado la repatriación a España del cadáver del joven vasco hallado este mes en el río Escalda de la ciudad belga, han informado fuentes de la investigación. Hodei Egiluz tenía 23 años cuando se perdió su rastro un 19 de octubre de 2013.

Las mismas fuentes consultadas han indicado que esta decisión ya ha sido comunicada tanto a los padres del chico como al Gobierno vasco y que el consulado de España ya está iniciando los trámites para la vuelta a España de los restos mortales de Hodei Egiluz.
El hecho de que el juez permita la repatriación del cuerpo significa que ya se ha realizado la autopsia y las pruebas pertinentes que podrían arrojar luz sobre lo que sucedió la noche de su desaparición. Según las fuentes consultadas, el resultado de esas pruebas permanece bajo secreto de sumario.
El ministro de Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, trasladó este jueves a su colega belga, el secretario de Estado de Asilo y Migración Theo Francken, el agradecimiento por la ayuda y cooperación de las autoridades del país en el caso. "Tenemos que agradecer la labor (para hallar al joven) y, en la medida de lo posible, pedir que se puedan aclarar las circunstancias que llevaron a que haya fallecido este joven", dijo Fernández Díaz a la prensa en Bruselas, en donde asistió a un consejo de ministros de Interior de la Unión Europea.
Por su parte, los investigadores de la Policía Nacional que han colaborado desde hace más de dos años con las autoridades belgas en la búsqueda del joven confían en que los detalles de la autopsia del cadáver aporten datos sobre lo que sucedió la noche que desapareció, según informan a Europa Press fuentes de las pesquisas.
Hodei Egiluz había estado cenando con unos amigos, pero estaba sólo cuando, después, en plena calle, sufrió dos atracos en los que le robaron varios efectos personales. Lo que aconteció a partir de ahí sigue siendo una incógnita, según admiten a día de hoy los investigadores consultados.
"No había por donde seguir y lo que más información nos puede aportar es la autopsia", comenta una de las personas implicadas en el caso. Fue el pasado viernes cuando el análisis del cuerpo confirmó que corresponde a Hodei Egiluz. Sus padres recibieron la noticia en Bélgica, a donde se desplazaron al existir la posibilidad de que los restos fuesen los de su hijo. El Río Escalda siempre estuvo entre las sospechas policiales.
"ES UN RÍO INMENSO"
"Es un río inmenso, navegable, con una fuerza tremenda de las aguas y es muy complicado trabajar", narra a Europa Press uno de los investigadores con tono de resignación, quien no escatima elogios hacia la labor realizada durante todo este tiempo por la Policía Federal de Amberes, introduciendo a sus buzos en varias ocasiones en busca de pistas sobre el suceso.
Las pesquisas recayeron sobre un grupo de Policía Judicial de Amberes cuyo responsable fue condecorado hace meses por la Policía Nacional española. Desde España se trasladaron también agentes de la Comisaría General de Policía Judicial a finales de 2014, un compromiso que adquirió el Gobierno con los padres de Hodei.
Al mismo tiempo las pesquisas han contado en Bélgica de forma permanente con la colaboración de dos inspectores jefes españoles, enlaces del Ministerio del Interior entre ambos países.
También ha intervenido la División de Cooperación Internacional de la Policía, cuyo responsable cuando desapareció el joven fue luego destinado como representante permanente de España ante la Unión Europea en Bélgica, por lo que su implicación ha sido continúa durante estos dos años y cuatro meses.
Las autoridades de Amberes revisaron las cámaras de seguridad de la zona por la que se perdió el rastro de Hodei Egiluz y lograron hacer una reconstrucción del itinerario que siguió después de sufrir el atraco. Algunos testigos confirman haberle visto con vida en ese tramo de tiempo hasta que finalmente ya no hay más pistas sobre su paradero.
Los atracadores que le asaltaron fueron detenidos y enviados a la cárcel, donde permanecieron en prisión provisional un tiempo. Actualmente se encuentran en libertad a la espera de juicio, indican las fuentes consultadas. Lo que puedan saber estas personas del fatal desenlace del caso, obra en el secreto de sumario de la causa decretado por una jueza de Amberes.
"Hay que tener paciencia y seguir investigando", se resignan, confiados en los resultados de la autopsia: "se hacen muchas pruebas y hay que esperar resultados, unas tardan más y otras menos".