Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Grande-Marlaska: "La corrupción y el terrorismo son las mayores gangrenas que puede sufrir una democracia"

El presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska ha asegurado que "la corrupción y el terrorismo son las mayores gangrenas que puede sufrir una democracia" y ha destacado que "son dos males importantes a los que tiene que hacer frente una sociedad".
Así lo ha manifestado el magistrado durante la conferencia 'Construyendo valores sin pena ni miedo' que ha impartido en el Colegio de Abogados de Baleares este viernes y que ha presentado el exmagistrado del Tribunal Superior de Justicia de Baleares Javier Muñoz.
Durante el discurso, Grande-Marlaska ha señalado qué valores son los que conforman una sociedad democrática y cómo estos se han ido desarrollando hasta llegar a la situación actual.
"Los valores de libertad, solidaridad e igualdad nos ayudan a que la sociedad permita que cada uno se desarrolle como quiera y garantizan que cada uno pueda realizar su vida de la forma que entienda oportuna", ha asegurado el magistrado.
Igualmente, ha explicado que "los valores se han ido desarrollando hasta llegar al punto en el que están en la actualidad" y ha recordado que "todos los valores se materializan en derechos".
Uno de los temas en los que más ha incidido el magistrado ha sido en la necesidad de saber separar ética pública y privada, puesto que "ambas éticas juegan en campos distintos y el hecho de que alguna quiera mezclarse a la otra convertiría en cerrada a una sociedad".
En este sentido, ha incidido en que "la ética privada supone el camino para alcanzar el bien y la felicidad y puede ser religiosa o laica", mientras que la pública "conforma el orden justo y estable, libre, igual y solidario, así como los criterios de organización de la sociedad".
Además, ha expuesto que "la ética pública tiene la obligación de que las diferentes éticas privadas se desarrollen" y ha afirmado que esta "tiene que ser suficientemente potente para evitar contagios de la privada".
Respecto a su homosexualidad, el magistrado ha reconocido que si bien en la Audiencia Nacional no ha sufrido reproches directos, sí que ha habido "muchos silencios, que se han notado en la falta de decir enhorabuena o felicidades cuando uno se casa".
Para finalizar el acto se ha realizado un debate en el que han podido participar los asistentes a la conferencia sobre diferentes aspectos de actualidad, como son la politización de la justicia o el derecho a decidir de Cataluña y País Vasco.
Respecto a esta cuestión, Grande-Marlaska ha advertido que "en el estado de derecho no se puede pasar de una premisa principal, el cumplimiento del ordenamiento jurídico, que es principio de mayorías".