Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

González siempre presumía del "honor" de "crecer" junto a Aguirre y el día de su investidura lloró al agradecérselo

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González siempre presumía del "honor" que era para él el haber "crecido" junto a Esperanza Aguirre a nivel político y personal y el día de su investidura como nuevo dirigente del Gobierno regional lloró al agradecérselo.
Siempre que podían, Aguirre y González estaban juntos porque, como ha dicho hoy la hasta ahora portavoz del PP en el Ayuntamiento, era su hombre de "máxima confianza". Por eso, no hubo dudas de lo segura que se mostró cuando le relevó al mando de la Comunidad, un puesto que dejó el 17 de septiembre de 2012 por motivos personales.
Días más tarde, en su investidura, se emocionó al mostrar su reconocimiento y agradecimiento a Esperanza Aguirre por "crecer políticamente" a su lado y por el "servicio constante" que había ofrecido "a los madrileños y españoles".
Le agradeció "el cariño" durante todos estos años y el "honor y la responsabilidad" que suponía poner en marcha todos sus proyectos. Para González la expresidenta madrileña hacía "posible lo imposible". "Aguirre tiene pasión por España y amor por la libertad" y destacó de ella su "coraje, convicción y pasión" de la que había sido "testigo".
"Siempre vuelca su forma de pensar en lo que hace. Y muestra trabajo y dedicación para llevar a cabo sus proyectos. También tiene muy claro que en la política hay adversarios y no enemigos y ha demostrado su afán de escuchar a todos y colaborar con todos", continuó durante su discurso.
Este lunes 24 de abril de 2017 Aguirre también mostraba un rostro emocionado al recordar a su número dos, pero para añadir a continuación que se siente "engañada" y "traicionada". Ha explicado que en su día, cuando le llegaron informaciones sobre él que podían calificarse de "incorrectos", habló en privado con González y se creyó sus explicaciones.
Ahora, ha añadido, ha visto que tenía que haber "vigilado" más pues si bien no hay condena a González y el auto y la prisión no son una "prueba definitiva", entiende que la operación de la Guardia Civil y la Audiencia Nacional demuestran que no "vigiló como debía".