Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno se muestra dispuesto a hablar sobre modificaciones en el voto rogado

El ministro de Interior, José Ignacio Zoido, se ha mostrado, en nombre del Gobierno, abierto a llevar a cabo correcciones en el voto rogado, es decir, en la necesidad de rogar el voto que los ciudadanos españoles residentes en el exterior tienen que realizar en cada jornada electoral.
Zoido ha respondido así este lunes durante el pleno del Senado a la pregunta del senador socialista por Baleares Francesc Antich, en la que ha exigido al Gobierno a eliminar el voto rogado e impulsar la papeleta electrónica para suprimir "trabas" en el derecho al sufragio de los españoles en el exterior.
El ministro ha contestado que, después de las últimas jornadas electorales, "es el momento para analizar y estudiar" una posible reforma en lo ya establecido sobre el voto rogado, pero es "fundamental" llegar a un "amplio consenso" para poderlo llevar a cabo.
"Es el momento de poder hacer la reforma", ha remarcado Zoido ante las exigencias del senador, al tiempo que ha recordado que este es un punto que se incluye dentro del acuerdo firmado entre el PP y Ciudadanos.
"FUE UN ERROR"
Antich ha pedido al Ejecutivo que "corrija" el actual sistema de voto de la ciudadanía española en el exterior, elimine el voto rogado, y "perfeccione" el voto en urna "para dar respuesta a las demandas que vienen reclamando diversas organizaciones españolas en el extranjero".
A su juicio, con el actual sistema de voto "se está dificultando la participación política en España de los residentes en el exterior en un momento en el que el censo exterior está creciendo por la emigración de nuestros jóvenes".
El senador del PSOE ha mostrado su preocupación señalando que en los procesos electorales posteriores a la modificación "la participación electoral ha bajado de forma drástica", a pesar de que "ha coincidido con unos años, en que debido a la crisis, los españoles residentes en el exterior han aumentado de forma muy considerable".
Además, ha insistido Antich, el sistema actual "no solo no facilita el derecho de voto sino que lo desalienta", convirtiendo una participación ya de por si minoritaria en puramente testimonial. "Vistos los resultados, hay que reconocer que fue un error", ha admitido.