Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No hay datos que evidencien la preparación de ataques terroristas islamistas en Córdoba

El Gobierno de la Nación ha afirmado que "no se poseen datos objetivos concretos que evidencien la preparación de acciones violentas o ataques terroristas de origen islamista en Córdoba, ni en el entorno de la Mezquita-Catedral" de la ciudad andaluza.

Así se recoge en la respuesta escrita, a la que ha tenido acceso Europa Press, que ha dado el Ejecutivo que preside el popular Mariano Rajoy , a las preguntas que, sobre este asunto, le había planteado el diputado nacional del PSOE por Córdoba, Antonio Hurtado.
En concreto, Hurtado le preguntó al Gobierno central si "¿tiene conocimiento de alguna amenaza o falsa alarma terrorista en Córdoba y en el entorno de la Mezquita?, ¿qué tipo de amenaza o peligro ha existido?" y "¿qué medidas ha adoptado el Gobierno al respecto?".
Ante esto, el Ejecutivo, tras asegurar que no hay evidencias de que se esté preparando un atentado terrorista islamista en la ciudad andaluza o en el entorno del citado monumento, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, ha señalado que, "en lo que respecta a la seguridad" de la Catedral y antigua mezquita de Córdoba, "el único incidente del que se tiene conocimiento fue comunicado el pasado 15 de enero".
En aquella ocasión, según ha detallado el Gobierno en su respuesta al diputado socialista, "se acordonó la zona de la calle Amador de los Ríos, donde se encuentra la sede del Obispado de Córdoba, como consecuencia del estacionamiento incorrecto de un vehículo de alquiler, del que, según un testigo directo, salieron dos personas que abandonaron inmediatamente el lugar en un taxi. El vehículo se encontraba cerrado y, desde el exterior, se apreciaban maletas y un plano de Córdoba".
Según ha asegurado el Ejecutivo en su respuesta escrita, "la Catedral de Córdoba no llegó a desalojarse, ya que únicamente se le indicó al Servicio de Seguridad Privada (del monumento) que cerrara las puertas de acceso desde la calle Torrijos, para que el público que saliera del Patio de los Naranjos lo hiciera por puertas diferentes, continuando las visitas en el interior del edificio con su programación habitual".
Además, en aquella ocasión, según ha indicado el Gobierno, "se estableció el correspondiente dispositivo policial, encaminado a anular la posible situación de riesgo, siendo necesaria la interrupción del tráfico rodado y de peatones, por el tiempo mínimo e imprescindible, que no superó los cuarenta y cinco minutos, al localizarse a la pareja que lo había estacionado y aclararse así la situación".