Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno destituye a la subdelegada del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, Rosario Cabrera

Rosario Cabrera Guelmes ha sido cesada como subdelegada del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, cese que se viene a sumar al de Enrique Hernández Bento como delegado del Gobierno en Canarias, según publicó el pasado sábado el Boletín Oficial del Estado (BOE).
Rosario Cabrera, a la que el Gobierno ha agradecido los servicios prestados, tomó posesión como subdelegada el 8 de julio de 2015, en sustitución de Guillermo Díaz Guerra, obligado a dejar el cargo al encabezar la lista electoral del PP de Tenerife en las elecciones autonómicas de ese mismo año.
La ya exsubdelegada procede del cuerpo de administradores de la Comunidad Autónoma y previsiblemente volverá a trabajar en el Cabildo de La Palma como jefa de servicio de Artesanía, labor que ya desempeñaba antes de tomar posesión.
En su primer discurso como subdelegada del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, Rosario Cabrera tendía la mano al nuevo Gobierno de Fernando Clavijo, pues "la realidad actual requiere de enormes dosis de consenso para, entre todos, construir una sociedad mejor", aseveró.
También se comprometía a trabajar "desde la humildad, con absoluta lealtad y apostando de manera clara por la colaboración institucional", agradeciendo la confianza que habían depositado en ella para asumir este reto personal y profesional que, aseguró, desempeñaría con "absoluta entrega y dedicación".
Además, prometía seguir trabajando como la Subdelegación lo había venido haciendo hasta ese momento, "desde la responsabilidad política, la colaboración institucional y la absoluta lealtad a las islas", y con la certeza de que contará con un "excelente equipo".
Para finalizar su discurso, dijo que las puertas de la Subdelegación "seguirán estando abiertas" para todo aquel que lo necesite, pues, según sus palabras, "siempre he entendido la función pública como un claro servicio al ciudadano".